Lo que hay que hacer... judías

13 noviembre 2015

Mamá: A los padres de ahora nos toca ayudar a nuestros hijos a hacer todo tipo de manualidades y trabajos para el cole (antes el problema era tuyo y tenías que solucionarlo solita)... Ya os conté que nos tocó fabricar un volcán, que después destruyeron para un video de clase de inglés... 

En esta ocasión el encargo era para la la asignatura de Naturales del pequeño.  Lo clásico, plantar una legumbre en algodón, cuidarla y plasmar su evolución en un diario, anotando su crecimiento, las condiciones en las que se se ha desarrollado... 

Pero esta vez no eran lentejas, tenían que ser... ¡judías! Así empezamos:


Bueno, lo primero fue pedirle a la yaya unas cuantas judías, porque no teníamos en casa... no somos muy de legumbres, la verdad... tenemos garbanzos, pero solamente para hacer peso cuando preparamos alguna masa... como la del quiche.


Enseguida empezaron a crecer... la verdad es que la cosa, desde el principio, fue bastante bien y cada día notábamos cambios y que la plantita en cuestión iba por el buen camino...  Eso sí, todo el mundo opinaba, si había que regar, si no, si el color era adecuado, si no...


Muchas opiniones, pero el cuidado corría de mi cuenta... Normalmente la teníamos en la terraza, pero si hacía viento había que entrarla.  Había que regarla, pero sin pasarse y solo una persona, porque si no, se podía estropear...


Cuando salieron las primeras hojas, a todos se nos escapó un "ohhhhhhh".  Tuvimos que hacer lo mismo con otras judías, pero metiéndolas en la nevera... claro, sin sol, no crecieron absolutamente nada...


Pasados unos poquitos días, la plantita estaba realmente preciosa y teníamos que vigilarla más que nunca, porque seguíamos rellenando el diario para entregarlo en el cole... El seguimiento incluía un "resultado final" y no podíamos permitir que se estropease antes de tiempo...


Una día, la encontramos toda pochita, con los tallos caídos.  Rápidamente la regamos, por si nos habíamos descuidado, y tuvimos que ponerle unos palitos de pinchos atados, para que ya no se torciesen y continuasen creciendo las judías...


Le siguieron creciendo nuevas hojas, más claritas... Presentamos el diario, con resultado final incluido y como todo iba bien, las plantamos en tierra, le costó un poquito adaptarse, pero está muy muy bonita y continúa creciendo... pero esa es otra historia, que ya contaremos...

(Algunos tienen la esperanza de comer judías de la maceta... y a mí me gusta que se viva, hasta esta pequeña cosita sin importancia, con ilusión...).


2 libros para leer en otoño

06 noviembre 2015

Mamá:  Ya sabéis que nos gusta mucho leer y también comentaros después nuestras lecturas y nuestras impresiones.  No sé si recordaréis que hace ya un tiempo os hablamos de "Nos vemos allá arriba", una historia sorprendente que nos pareció muy interesante.  Del mismo autor, Pierre Lemaitre, os recomiendo en esta ocasión "Vestido de novia", una novela escrita con anterioridad, concretamente en 2009.  Aunque hay un estilo característico similar en ambas, las tramas son muy diferentes.

En esta otra obra, Sophie Duguet no entiende qué le sucede: pierde objetos, olvida situaciones, es detenida en un supermercado por pequeños robos que no recuerda haber cometido. Y los cadáveres comienzan a acumularse a su alrededor.  Lo cierto es que no puede contarse mucho más, porque todo lo demás sería desvelar parte del encanto del libro.

Me ha gustado, la he leído en unos pocos días, porque me ha parecido original, distinta y con un buen ritmo narrativo... me ha sorprendido, al principio me desconcertó y me pareció un poco inquietante.  Después, en algún momento, hasta me ha producido un poco de angustia... Está dividida en partes, que te permiten avanzar en la historia, en los personajes y en lo que está sucediendo... Sin ninguna duda, recomiendo su lectura y seguro que os va a sorprender. 



Berta: Como ya os conté en una de las entradas anteriores, hace poco me leí el primer libro de la colección "El club de las zapatillas rojas" y me gustó mucho, porque era entretenido, adecuado y fácil de leer. Por estos motivos, he decidido leerme el segundo ¡Amigas forever! y además, como no solo no me ha decepcionado para nada, si no que me ha parecido muy chulo, espero poder seguir leyéndome el resto de los publicados.

El resumen es: "¿Cómo vamos a conseguir pasar quince días juntas este verano?". En este libro, las cuatro amigas (Frida, Lucía, Bea y Marta) tienen pensado pasar el verano juntas en un campamento, pero reciben una terrible noticia, Frida no tiene el dinero suficiente para pagarlo. Todas ellas están muy deprimidas hasta que se les ocurre una brillante idea: hacer un mercadillo para vender sus cosas y así recaudar el dinero suficiente.

Como ya os conté las protagonistas de estas historias son cuatro.  En el primer libro conocen a dos nuevas amigas, que en este caso cada vez se hacen mas íntimas, aunque aún así no pasan a formar parte de este club, ya que se conocían desde hace mucho tiempo. De nuevo, yo os recomiendo esta colección y este libro también, aunque el final sea un poco predecible, es muy entretenida en general.

Más información sobre estos libros aquí