Hemos visto "Del revés" (Inside Out)

24 julio 2015

Mamá: Todavía muy sorprendida por un artículo que he leído, con el titular "Sólo a un 23% de los padres les gustaría pasar más tiempo con su prole"  y que podéis ver aquí, os cuento que hemos ido al cine, además solitas Berta y yo, para ver una peli envuelta en una campaña de marketing increíble, con anuncios en todos los sitios y con unas críticas impresionantes.  Antes de empezar, un buen número de anuncios hasta aburrir y un corto sobre una historia de amor entre dos volcanes, bastante sosete.

Es la nueva película de Pixar, se llama "Del revés".  Seguro que habéis oído algo sobre ella y probablemente ya la habéis visto o tenéis planes para hacerlo, porque no se habla de otra cosa.  Si la pregunta es ¿te gustó la película? diré que "pssssí, bueno, no está mal..." pero añadiré que me decepcionó, porque yo esperaba una historia realmente bonita, llena de mensajes para pensar... Sí, me quedó claro que todas las emociones son imprescindibles, que la tristeza también tiene su papel, entendí de una forma gráfica cómo funciona nuestra mente, escuché muchos términos que están muy de modo en estos tiempos... 

Pero no me reí, por supuesto no lloré, no me emocioné, ni nada me impactó especialmente... me quedé un poco frío, sobre todo porque mis expectativas eran altas... Además creo que no es una película para niños, a pesar de que el cine estaba lleno de peques, ni tampoco para adolescentes.  Sin ninguna duda, me quedo con UP y sus primeros diez minutos, que me siguen encantando cada vez que los veo. 

De todas formas, no dejéis de verla, porque realmente muchas opiniones la consideran la mejor peli de Pixar con diferencia.



Berta: Hace unos días Mamá y yo fuimos al cine a ver la película "Del revés (Inside Out)", de Pixar. La verdad es que había escuchado críticas de que era una película maravillosa, preciosa, impresionante... Por este motivo tenía muchas ganas de verla, y lo cierto es que me gustó, para pasar un rato entretenido no está mal, aunque yo me esperaba un poquito más por todo lo que había leído sobre ella.



La película trata sobre cómo los distintos sentimientos que hay en nuestra cabeza (miedo, asco, ira, tristeza y alegría), día a día nos hacen sentir todas esas emociones. Todo iba bien en la cabeza de Riley (la protagonista) hasta que se mudan y todo empieza a torcerse, su personalidad comienza a derrumbarse y aquello que era importante para ella va "desapareciendo".

Las emociones viven en Cuarteles Generales, el centro de control dentro de la cabeza de Riley, desde donde la ayudan y aconsejan a lo largo de su día a día. Ella y sus emociones intentan adaptarse a su nueva vida en San Francisco, pero el caos se instala en los Cuarteles Generales. Aunque Alegría, la emoción principal y más importante, intenta mantener una actitud positiva, las demás no tienen del todo claro cómo actuar en esta nueva etapa.

En la mente de Riley las voces que sonaban eran las siguientes: Alegría siempre está feliz, y es siempre súper positiva, nunca se rinde. En cambio, Tristeza es todo lo contrario, ya que nunca está dispuesta a nada, simplemente hace lo contrario a ayudar. Miedo y Asco tampoco es que sean nada alegres, pero a veces resultan necesarios. Y por ultimo está Ira que hace tan solo que nos enfademos en algunas situaciones.


Yo no os recomendaría especialmente que la fueseis a ver, por que a mi me decepcionó un poco, ya que no me reí casi nada, y tampoco era tan bonita, pero está claro que va a arrasar en los cines...

Vivir con PASIÓN

10 julio 2015

Mamá: Por entradas anteriores, ya sabéis que me gusta transmitir a mis hijos mensajes claros y directos, que intento que queden grabados en sus cabecitas, porque pienso que pueden serles muy útiles para vivir y, de paso, para ser más felices y ser mejores personas.  Son cosas sencillas, pero importantes para mí.  En el puesto número uno, con mayúsculas y con luces de colores: "Vive y dejar vivir". Para tener muy en cuenta y para aplicar en mil y una situaciones: "Lo poco gusta y lo mucho cansa".

Pero hay una idea que últimamente me tiene un poco obsionada por distintos motivos.  Y es que me encantaría que comprendiesen y, sobre todo, que lograsen: "Vivir con PASIÓN".


Más allá del significado literal de la palabra PASIÓN, me refiero a que expriman cada momento con intensidad y que, respetando a todos, disfruten cada una de las experiencias que les toquen, implicándose hasta el final y de acuerdo con sus convicciones.  Vivir con PASIÓN es la forma más directa de poner a tu alcance un mayor número de momentos felices y de bienestar.

Para mí, es la actitud de querer disfrutar con intensidad todos y cada uno de los momentos de nuestra existencia.  Es la capacidad de transformar cada instante de nuestra vida en un momento especial, diferente e irrepetible.

La pasión es energía, es una herramienta muy eficaz y estimulante, es el ingrediente mágico que consigue que nadie ni nada puedan pararte.  Con ella, no te cansas, no te falta nunca la ilusión y las ganas de seguir...  pero sin ella, todo cuesta, cada paso es una obligación, es un enorme esfuerzo en el que inviertes una gran cantidad de trabajo...

Para lograrlo, en mi opinión, es imprescindible ser responsable, teniendo en cuenta las consecuencias a la hora de actuar y tomar decisiones.  También no rendirse nunca, a pesar de lo complicada o insoportable que sea la situación en un determinado momento.  Además, la perseverancia es una virtud que siempre he encontrado en las personas que viven de este modo.


Cada tarea que tengas que llevar a cabo, hay que disfrutarla, aunque sea tediosa  o no sea de tu agrado.  De cada circunstancia puedes sacar algo positivo o debes buscar la motivación que la haga más agradable.  Es muy importante aprovechar el tiempo, los días no vuelven, los minutos pasan rápidamente, las oportunidades se pierden, los trenes no siempre paran...

Busca aquello que te apasiona, que te hace sonreír, que te obliga a moverte, a ponerte en funcionamiento... Piensa en aquellas personas que te producen alegría, en las que piensas cuando te levantas trazando nuevos planes, nuevas aventuras, las que te aportan cosas positivas, las que te ayudan a soñar, a ser mejor cada día...

Me gustaría que entiendesen que deben buscar y realizar todas aquellas actividades que les hacen felices, que es vital tener sueños y perseguirlos hasta la extenuación, que deben dejar atrás lo que les perturba y les produce tristeza, sean pensamientos, propósitos o personas.  Y sobre todo, sobre todo, sobre todo, que deben tener claro qué es lo que quieren y luchar hasta el final y más allá.

Ójala me escuchen cuando les aconsejo que elijan siempre en su camino personas a las que admiren, por una razón u otra, que se rodeen de personas apasionadas por lo que hacen y sienten, que les motiven y les hagan sentir únicos, que escojan personas comprometidas y con espíritu constante de superación, personas positivas y optimistas.

Espero que ellos mismos sean así, que sean capaces de vencer sus miedos, que sean valientes y consecuentes, que sepan expresar y defender sus opiniones con respeto y educación, que sean firmes en sus propósitos y en sus creencias, que confíen en sus posibilidades y en sus virtudes, que se reconozcan siempre en sus pensamientos, en sus palabras y en sus acciones.  

Deseo que no se sientan cómodos en el silencio impuesto, ni en el conformismo, ni en la rutina.  Que tengan presentes siempre sus emociones, lo que está bien y lo que está mal, lo que les hace crecer y lo que les paraliza y les hace sentirse decepcionados, alejándose lo más posible de esto último.


En definitiva, hijos míos, quiero que sepáis que hoy puede ser un día diferente y completo, sólo de nosotros depende vivirlo o dejarlo pasar sin más, porque el tiempo vuela y no espera a nadie, ni vuelve. Y también que, vosotros sois mi PASIÓN.