St. James Park en Londres

19 mayo 2015

Mamá y Berta: ¿Qué puedes hacer un día soleado en Londres? El mejor plan es aprovechar esa oportunidad y visitar alguno de los parques de la ciudad.  No olvidemos que en el equipaje para visitar la capital británica es imprescindible llevar impermeable y paraguas, incluso en verano.  El tiempo allí es impredecible...


Sigamos ese plan y visitemos, por ejemplo, St. James Park.  Dicen que es el parque más elegante de Londres, con sus deslumbrantes parterres de flores, sus aves exóticas en el lago, un excelente café restaurante y música en el templete durante el verano.  Fue diseñado por Capability Brown en el siglo XVIII.


El puente sobre el lago tiene inmejorables vistas, hacia el oeste, de Buckingham Palace y, hacia el este, de la antigua Colonial Office, donde hace tiempo 125 funcionarios gobernaban el Imperio Británico.


Es una gozada pasear por St. James Park, que tiene una extensión de 23 hectáreas y que está situado en la zona de Westminster, en pleno centro de Londres.  Nosotros llegamos allí, tras haber pasado junto al Big Ben y haber visitado la Abadía.  Pero lo mejor de todo, fue lo que encontramos allí... ¡una auténtica sorpresa que no esperábamos y que nos encantó!



Mientras caminábamos en esta preciosa zona verde, encontramos simpáticas ardillas, acostumbradas al ser humano.  Si te acercabas despacio, sin hacer gestos bruscos, podías observarlas muy de cerca sin ningún problema, incluso hacerles fotos en primer plano... ¡hasta posaban coquetas!



Berta: Me gustó mucho poder ver ardillas desde tan cerca y es que ¡me encantan los animales!... Eran muy simpáticas y, si te acercabas con cuidado, podías casi tocarlas, porque eran muy tranquilas.  Y sobre todo, me pareció muy chulo poder darles de comer, poniéndoles la mano... Creo que les van los cacahuetes, pero nosotros les dimos alguna cosilla que llevábamos para picar y parece que les gustó.



Mamá: Así que os recomendamos, si pasáis por Londres, un paseo por este maravilloso parque, un remanso de paz y tranquilidad, dentro del lío que es una gran ciudad.  Si vais en invierno, podéis disfrutar de un delicioso chocolate caliente o un café, que caliente vuestras manos, mientras lo recorréis despacio, disfrutando del momento y, sobre todo, del poco frecuente sol.


Have a nice day!

No hay comentarios

Publicar un comentario

Nos encanta que comentes, por favor, no olvides hacerlo...
¡¡Gracias por tus comentarios!!