El desayuno perfecto con AMOR

15 mayo 2015

Mamá: Os comentamos que el mejor modo de empezar el Día de la Madre es con un buen desayuno.  Y así comenzó el mío, con un desayuno preparado por lo peques, cuidando hasta el más mínimo detalle, hecho por ellos, con galletas y cupcakes caseros, con un batido natural de fresas realmente delicioso y con decoración personalizada.

Berta: Preparamos todo nosotros, entre los tres, para que fuese una sorpresa para mamá y todo quedase bonito... Primero organizamos cómo queríamos que fuese y anotamos lo que queríamos preparar, pensando en lo que le gusta.


El sábado por la tarde fuimos a comprar los ingredientes que necesitábamos para hacer lo que íbamos a cocinar.  Teníamos que hacer las cosas con tiempo, porque nos encargábamos nosotros solos de todos los detalles y queríamos que quedase bien.


También ese día escribimos los menús, recortamos los papeles y pegamos los servilleteros y los adornos, en los que se indicaba en qué lugar se tenía que sentar cada uno.  El de mamá era el más importante, porque era especial para ella.


Además preparamos las galletas, yo me quemé con el horno al intentar sacarlas y me dolió bastante, pero mereció la pena, porque estaban buenísimas.


Buscamos una receta en internet y preparamos un batido natural de fresas, que metimos en la nevera para que estuviese fresquito. 


Y comenzamos con la masa de los cupcakes... que al final quedaron realmente espectaculares y buenísimos de sabor, porque incluso les pusimos relleno por dentro, con una jeringuilla, con mucho trabajo porque hay que hacerlo con cuidado.


El domingo nos levantamos antes, mientras mamá estaba en todavía en la cama, sin  hacer mucho ruido y cerrando la puerta de la cocina. Así, con prisa pero con cuidado para hacerlo bien y que quedase perfecto, terminamos todos los detalles. 


Preparamos la mesa del salón, para desayunar todos juntos.  Y a ella le pusimos su galleta especial, la letra M.  Cuando tuvimos todo listo, fuimos a despertarla...


Mamá: ¡¡Qué sorpresa!! ¡¡Menudo desayuno!! Y con el ingrediente más importante... el AMOR.  En cada galleta, en cada trocito de bizcocho, en cada detalle podía descubrirse la ilusión, la dedicación y el mimo que habían puesto los tres... Ver que eso lo habían organizado y creado, durante horas, pensando en mí, en lo que me gusta, me hizo realmente feliz...


Y es que, cuando te quieren de verdad... ¡¡se nota!! 

No hay comentarios

Publicar un comentario

Nos encanta que comentes, por favor, no olvides hacerlo...
¡¡Gracias por tus comentarios!!