Celebremos San Valentín...

13 febrero 2015

Mamá y Berta: ¡Sí! Celebremos San Valentín... una fiesta comercial, muy muy hortera, un invento rídiculo de los centros comerciales, con entrega de regalos con muchos corazones, con muchos lazos rojos... ¡Es cierto! pero podemos celebrarlo de mil formas diferentes y no sólo dirigido a ese amor convencional...
Podemos preparar un desayuno especial a nuestros hijos, a nuestros padres o incluso a nuestro amor... También podemos escribir un mensaje dedicado a esa persona que está flojilla, que no está pasando una buena racha, que necesita un empujoncito en este momento de su vida por cualquier motivo...
Podemos elaborar una tarta de chocolate blanco deliciosa para compartir con toda la familia, por tarde viendo fotos de hace tiempo, y celebrar que ¡nos queremos! A pesar de que discutimos, nos gritamos, peleamos por las patatas fritas, enredamos, nos picamos, no compartimos, nos enfadamos, no nos entendemos...

También podemos sorprender a alguien con un chocolate espeso, con un toque de nata y bien caliente, acompañado de algo dulce, hecho con el mejor ingrediente, el cariño.  Estamos pensando en unas crujientes palmeritas de hojaldre, en unos lacitos con miel, en unas galletas ricas riquísimas con chocolate y una bonita decoración o en unas lenguas de gato.


Podemos escribir una carta de esas que ya no se reciben y decorar el sobre con detalles llenos de amor.  O mandar un correo electrónico, con palabras cariñosas y con un fondo positivo.  Si no tenemos tiempo o nos falta inspiración, siempre podemos recurrir a un sencillo whatsapp original y dedicado, un "buenos días, cariño" muchas veces es suficiente.

Podemos dar un nuevo uso a una caja roja que tenemos por casa, poniéndole una frase y algún corazón.  Podemos utilizar la troqueladora de corazón para colocar unos cuantos por ahí, dando un toque.  O poner un lazo rojo en su taza, en su cucharilla o en la respostería que va a tomar junto al café o al vaso de leche.

Podemos dejar un bombón o una chuche en la almohada, para que la descubran a la hora de ir a dormir, o preparar algo que les apetezca mucho para cenar, aunque te de mucha mucha pereza... una pizza, un quiche de sus ingredientes preferidos o una buenísima empanada que hemos aprendido ultimamente.

Si nada de esto es posible, vamos a dar besos y a regalar abrazos.  Dediquemos un ratito a hacer sólo eso, a hacer y a recibir mimos.  A decirnos cuánto nos queremos, cuánto nos gusta compartir momentos, cuántas veces hemos pensado en la otra persona durante el día y cuánto nos echamos de menos, cuando no estamos juntos...

Celebremos el 14 de febrero, y el 15, y el 16, y el 17, y el 18, y el 22 de marzo, y el 23 de abril, y el 24 de mayo, y el 25 de junio, y el 26 de julio... Aprendamos a disfrutar y a celebrar cada fecha, porque todos los días son especiales y, sobre todo, únicos.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Nos encanta que comentes, por favor, no olvides hacerlo...
¡¡Gracias por tus comentarios!!