Los Reyes trajeron libros de recetas

23 enero 2015

Mama y Berta: Los Reyes Magos, como siempre en nuestra casa y siguiendo la tradición, vinieron cargaditos de libros.  Además atendieron las peticiones de cada uno de nosotros, por lo que se reunieron temáticas de lo más variadas debajo del árbol, para todos los gustos.  Y por eso, todos quedaron contentos.  La peque mayor, además de los de lectura adecuados para su edad, recibió dos de cocina.

Dos de cocina, para preparar esas recetas que tanto le gustan y en las que, al final, participamos todos de una manera o de otra. De gusto verla trajinar entre cacharros y mandarnos a cada uno una tarea diferente, para echar una mano y tener listo el plato pronto.  Así pasamos ratos de lo más divertidos y después disfrutamos de una suculenta cena.  Aunque a veces no faltan tampoco los nervios y los gritos.
Uno de ellos, como veis en la foto, se titula "Food pops" o Piscolabis salados en palillo.  Porque nos gusta un poquito de dulce después de las comidas, pero también nos encanta el aperitivo a última hora de la mañana, o las cenas en el salón tipo picoteo, viendo un partido o un programa que eligen siempre los peques. 
Las recetas son sencillas, echad un vistazo al índice y lo comprobaréis, pero en nuestra opinión, muy resultonas.  Además son muy bonitas de aspecto y también coloridas, de modo que lo tienen todo.  Una vez hechas, apetece probarlas rápidamente.  ¿Qué os parecen unos ñoquis de ricota y albahaca? ¿Y unos rollitos de berenjena?
Los rollitos ya los hemos probado y os aseguramos que estaban buenísimos.  No hicimos fotos (uff ¡qué fallo!, pero se montó tal lío entre fogones, con cinco por el medio, que fue imposible), así que tendremos que repetirlos e ir probando, una a una, todas las demás... Y prometemos contarlo.

El segundo, como no podía ser de otra manera, es para el postre: "Mi pequeño taller de galletas" o deliciosas recetas irresistibles para grandes y pequeños... Sí, nos gusta lo salado, pero un pequeño toque dulce para finalizar no pueda faltar, porque si no queda la sensación de no haber terminado...
Y es que, pasar las páginas y ver esas galletitas, de todo tipo de sabores, texturas e ingredientes, abre el apetito a cualquiera... ¿Quién puede resistirse? A media mañana o a media tarde, con un cafecito o con un chocolatito caliente...
O cuando entras a la cocina, en busca de algo, una cosita pequeña para picar, un bocadito que te quite esa sensación en el estomágo que te hace run run...
Tampoco hace falta mucho esfuerzo para tomarse un macaron como los de arriba, o una rosquilla con chocolate, como las de abajo.  Mmmm, se hace la boca agua (¡¡cómo nos gusta esta expresión, que es tan tan real!!).

Pues nada, sólo nos queda ir probando... listas de ingredientes, utensilios preparados y las manos a la masa y al palillo y después... ¡¡¡a disfrutarlo!! La afición que están generando los programas de la tele entre los niños y adolescentes es fantástica, los excelentes cocineros que hay en nuestro país tienen su continuidad asegurada...  

¡Ah! Y hay más libros en la colección... 

2 comentarios

  1. Entonces estabais vosotras viendo la tele después de haber hecho tantos pasteles y llegué yo y me los comí todos owo.
    Vale, no, os dejé un poquito ;)

    Esto ha sido un comentario cortito sobre mis paranoyitas.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Gracias chicacreativa!! todos los comentarios son bienvenidos... y la imaginación y la creatividad nos encantan...

    ResponderEliminar

Nos encanta que comentes, por favor, no olvides hacerlo...
¡¡Gracias por tus comentarios!!