¡¡¡Feliz Navidad!!!

25 diciembre 2015


El otoño también tiene su punto

04 diciembre 2015

Mamá y Berta:  Este año, por una vez y sin que sirva de precedente, nos hemos propuesto, aunque nos cueste un esfuerzo enorme y no tengamos claro si lo conseguiremos... ¡disfrutar del otoño! Siempre nos ha dado mucha pereza cuando llega, los días más cortos, la niebla, el frío, la ropa más oscura y abrigada, las manos heladas, la manta en el sofá, los calcetines, las medias y los leotardos preparados...


Pero, ¿por qué no darle una oportunidad a esta estación?  Va unida y asociada a nostalgia, a tristeza, a tardes largas y caseras, a manga larga, a mañanas frescas, a pocos paseos y menos terrazas... ¿Por qué no verla como una temporada fotogénica? ¿por qué no animarnos a caminar por la montaña bien abrigaditos o a descubrir nuevos rincones en la ciudad?


¿Por qué no quedar con alguien, con la excusa de un café en un lugar de moda o en uno que no visitas desde hace tiempo, y perder toda la tarde en una larga conversación sobre las cosas pequeñas (o grandes) de la vida? ¿Por qué no dedicarte, con un chocolate caliente entre las manos, a ver fotos de buenos momentos, de imborrables viajes o de tu infancia?


¿Por qué no salir al campo o al centro, sin olvidar una amorosa chaqueta de lana o un jersey grueso de cuello largo, y hacer fotos diferentes de tu sitios preferidos, desde otra perspectiva, con una mirada distinta, con un encuadre inesperado, con otros protagonistas, con una nueva luz, amaneciendo o con la luna al fondo?


¿Por qué no pararte simplemente un instante y llenar tu mente de recuerdos, de los que dibujan una sonrisa en tu boca o de los que empañan tus ojos de una forma suave, casi dulce, de esos que nos ponen tristes, pero no duelen; de esos que nos hacen respirar profundo, de esos que permanecerán en nuestro corazón porque son parte de nosotros?


¿Por qué no rescatar un buen libro de la estantería, de aquellos que conservamos en papel, porque no olvidamos uno de sus fragmentos, una de sus frases, uno de sus personajes o su comienzo, o su final, porque nos hizo reír, o llorar, o sufrir, o sobre todo, porque nos hizo sentir, o pensar o concentrarnos lejos de nuestros problemas?


¿Por qué no abrir una botella de vino y saborear una copa, con una luz tenúe, sin ninguna prisa, oliendo su contenido, paladeando su sabor, mientras escuchamos música, muy bajita o a todo volumen, recostados en el sofá o bailando y girando por la habitación, solos o con alguien, improvisando o con pasos ensayados?


¿Por qué no pararte en una representación callejera o ir a ver una obra de teatro, o a un concierto o de tapeo? ¿Por qué no probar una receta que no te has atrevido a hacer nunca o a leer poesía, aunque siempre has pensado que no es lo tuyo? ¿Por qué no intentar fabricar un regalo para alquien especial o escribir una carta a quien amas, sin emoticonos, con las palabras completas y con tu mejor letra?


¿Por qué no aprovechamos el otoño y damos gracias a la vida por brindarnos tantas oportunidades de sentir la felicidad de una forma tan fácil y sencilla?

Lo que hay que hacer... judías

13 noviembre 2015

Mamá: A los padres de ahora nos toca ayudar a nuestros hijos a hacer todo tipo de manualidades y trabajos para el cole (antes el problema era tuyo y tenías que solucionarlo solita)... Ya os conté que nos tocó fabricar un volcán, que después destruyeron para un video de clase de inglés... 

En esta ocasión el encargo era para la la asignatura de Naturales del pequeño.  Lo clásico, plantar una legumbre en algodón, cuidarla y plasmar su evolución en un diario, anotando su crecimiento, las condiciones en las que se se ha desarrollado... 

Pero esta vez no eran lentejas, tenían que ser... ¡judías! Así empezamos:


Bueno, lo primero fue pedirle a la yaya unas cuantas judías, porque no teníamos en casa... no somos muy de legumbres, la verdad... tenemos garbanzos, pero solamente para hacer peso cuando preparamos alguna masa... como la del quiche.


Enseguida empezaron a crecer... la verdad es que la cosa, desde el principio, fue bastante bien y cada día notábamos cambios y que la plantita en cuestión iba por el buen camino...  Eso sí, todo el mundo opinaba, si había que regar, si no, si el color era adecuado, si no...


Muchas opiniones, pero el cuidado corría de mi cuenta... Normalmente la teníamos en la terraza, pero si hacía viento había que entrarla.  Había que regarla, pero sin pasarse y solo una persona, porque si no, se podía estropear...


Cuando salieron las primeras hojas, a todos se nos escapó un "ohhhhhhh".  Tuvimos que hacer lo mismo con otras judías, pero metiéndolas en la nevera... claro, sin sol, no crecieron absolutamente nada...


Pasados unos poquitos días, la plantita estaba realmente preciosa y teníamos que vigilarla más que nunca, porque seguíamos rellenando el diario para entregarlo en el cole... El seguimiento incluía un "resultado final" y no podíamos permitir que se estropease antes de tiempo...


Una día, la encontramos toda pochita, con los tallos caídos.  Rápidamente la regamos, por si nos habíamos descuidado, y tuvimos que ponerle unos palitos de pinchos atados, para que ya no se torciesen y continuasen creciendo las judías...


Le siguieron creciendo nuevas hojas, más claritas... Presentamos el diario, con resultado final incluido y como todo iba bien, las plantamos en tierra, le costó un poquito adaptarse, pero está muy muy bonita y continúa creciendo... pero esa es otra historia, que ya contaremos...

(Algunos tienen la esperanza de comer judías de la maceta... y a mí me gusta que se viva, hasta esta pequeña cosita sin importancia, con ilusión...).


2 libros para leer en otoño

06 noviembre 2015

Mamá:  Ya sabéis que nos gusta mucho leer y también comentaros después nuestras lecturas y nuestras impresiones.  No sé si recordaréis que hace ya un tiempo os hablamos de "Nos vemos allá arriba", una historia sorprendente que nos pareció muy interesante.  Del mismo autor, Pierre Lemaitre, os recomiendo en esta ocasión "Vestido de novia", una novela escrita con anterioridad, concretamente en 2009.  Aunque hay un estilo característico similar en ambas, las tramas son muy diferentes.

En esta otra obra, Sophie Duguet no entiende qué le sucede: pierde objetos, olvida situaciones, es detenida en un supermercado por pequeños robos que no recuerda haber cometido. Y los cadáveres comienzan a acumularse a su alrededor.  Lo cierto es que no puede contarse mucho más, porque todo lo demás sería desvelar parte del encanto del libro.

Me ha gustado, la he leído en unos pocos días, porque me ha parecido original, distinta y con un buen ritmo narrativo... me ha sorprendido, al principio me desconcertó y me pareció un poco inquietante.  Después, en algún momento, hasta me ha producido un poco de angustia... Está dividida en partes, que te permiten avanzar en la historia, en los personajes y en lo que está sucediendo... Sin ninguna duda, recomiendo su lectura y seguro que os va a sorprender. 



Berta: Como ya os conté en una de las entradas anteriores, hace poco me leí el primer libro de la colección "El club de las zapatillas rojas" y me gustó mucho, porque era entretenido, adecuado y fácil de leer. Por estos motivos, he decidido leerme el segundo ¡Amigas forever! y además, como no solo no me ha decepcionado para nada, si no que me ha parecido muy chulo, espero poder seguir leyéndome el resto de los publicados.

El resumen es: "¿Cómo vamos a conseguir pasar quince días juntas este verano?". En este libro, las cuatro amigas (Frida, Lucía, Bea y Marta) tienen pensado pasar el verano juntas en un campamento, pero reciben una terrible noticia, Frida no tiene el dinero suficiente para pagarlo. Todas ellas están muy deprimidas hasta que se les ocurre una brillante idea: hacer un mercadillo para vender sus cosas y así recaudar el dinero suficiente.

Como ya os conté las protagonistas de estas historias son cuatro.  En el primer libro conocen a dos nuevas amigas, que en este caso cada vez se hacen mas íntimas, aunque aún así no pasan a formar parte de este club, ya que se conocían desde hace mucho tiempo. De nuevo, yo os recomiendo esta colección y este libro también, aunque el final sea un poco predecible, es muy entretenida en general.

Más información sobre estos libros aquí


Tarta de cookies

25 septiembre 2015

Mamá y Berta:  Con la llegada del otoño, una estación llena de nostalgia, hemos decidido preparar una tarta que propone Alma Obregón (no dejéis de visitar su página porque os va a encantar), en su libro "Objetivo: Tarta perfecta", que también os recomendamos.   La tarta elegida fue la de cookies, que aparece en la página 44, aunque como siempre hecha un poco a nuestra manera, con un toque personal... pero, muy apropiada para esta época...
 
 
 
Ingredientes
 
Para el bizcocho: para 3 moldes de 15 cm de diámetro o 2 moldes de 18 cm de diámetro
 
* 200 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
* 200 gramos de azúcar moreno
* 200 gramos de harina
* 2 cucharaditas de levadura
* 4 huevos
* 1 cucharadita de pasta de vainilla
* Un buen puñado de chips de chocolate negro, pasados por harina
 
Para el relleno de galletas:
 
* 200 gramos de azúcar moreno
* 125 ml de leche
* 90 gramos de harina
* 125 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
* 2 cucharadas de chips de chocolate
* 1 cucharadita de vainilla en pasta
 
Para la decoración:
* 1 porción de crema de mantequilla de merengue
* 1 bolsa de minicookies
 
 
Os damos alguna pista para prepararla.  Precalentamos el horno a 180ºC.  Engrasamos y enharinamos los moldes.  Batimos mantequilla y azúcar hasta que la mezcla se aclare y esté esponjosa.  Incorporamos los huevos, batimos para que se mezclen bien y añadimos la harina y la levadura tamizadas. 
 
 
Batimos a velocidad baja e incorporamos la vainilla y los chips de chocolate.  Mezclamos hasta que la masa sea homogénea y la repartimos equitativamente en los moldes.  Horneamos 25-30 minutos o hasta que los bordes del bizcocho se separen ligeramente del molde y al introducir un palillo salga limpio.
 
 
Mientras, preparamos el relleno.  Calentamos en un cazo la leche a fuego lento con el azúcar moreno y removemos hasta que se disuelva.  Pasamos la leche a un bol, añadimos la harina y batimos enérgicamente con unas varillas para que no se formen grumos.  Añadimos la mantequilla, batimos de nuevo e incorporamos la vainilla y los chips.  Si la mezcla es demasiado blanda, la refrigeramos unos minutos hasta que coja consistencia.
 
 
Desmoldamos el bizcocho cuando esté templado y lo dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.  Montamos la tarta, rellenando con la crema de galleta cada piso de bizcocho.  Cubrimos y decoramos con la crema de mantequilla de merengue italiano, dando el toque final con unas minicookies.
 
 
Y... ¡¡lista para comer!! Dulce, muy dulce...
 

Dos recomendaciones de libros

18 septiembre 2015

Mamá: Con la vuelta de vacaciones y con vistas a la nueva temporada de regreso a lo cotidiano, os queremos recomendar dos libros, para disfrutar en los tiempos libres.  Por mi parte, os quiero hablar de un libro que me ha gustado bastante "La tristeza del samurái" del escritor Víctor del Árbol.  Podéis conocerle un poquito mejor en su página web, aquí.  En concreto esta obra fue publicada en 2011, en enero de 2013 vio la luz su novela "Respirar por la Herida" y en mayo de 2014 salió a la venta "Un millón de gotas".

Dos tramas se desarrollan de forma paralela; una en Extremadura en el año 1941; la otra en Barcelona en 1981. Un crimen cometido durante la posguerra española produce consecuencias en tres generaciones de la familia Alcalá y en aquellos que se han cruzado en sus vidas durante cuarenta años. Complots, secuestros, asesinatos, torturas, violencia machista, son algunos ingredientes de esta novela.

Lo cierto es que la historia me pareció interesante desde el principio, su lectura me ha resultado en todo momento entretenida, especialmente por los diferentes y bien definidos personajes, que te van implicando en todo lo que les va sucediendo.  Creo que el título es un poco engañoso, porque no refleja bien el contenido del libro, pero es lo de menos.  Me gusta cómo describe los periodos históricos en los que transcurren las vidas de los protagonistas.  Además descubres hasta qué punto el ser humano puede llegar a ser realmente cruel, por una cuestión de poder o de venganza.  

En definitiva, recomiendo su lectura, os aseguro que sus más de 400 páginas no se os harán largas...


Berta: Este verano, con las vacaciones he tenido mucho tiempo libre y una buena parte la he dedicado a leer, en casa, en la piscina y en la playa. Uno de los libros que he leído ha sido el primero de la colección "El club de las zapatillas rojas", que me trajeron los Reyes Magos la pasada navidad. Hasta que no acabó el curso, no puede empezar, porque los deberes y los exámenes no lo permiten, pero desde finales de junio la cosa cambió y decidí comenzar la colección, a ver si me gustaba porque tenía buena pinta.

"El club de las zapatillas rojas" está formado por cuatro chicas muy muy amigas: Lucía, Frida, Marta y Bea. Todo se complica cuando Marta le cuenta a las demás una noticia terrible: se muda a Alemania muy pronto. Las demás le echan mucho de menos y buscan la manera de poder ir a visitarla en Semana Santa. Esta primera parte va también sobre la Fundación del club, que les permitirá estar unidas.

Este primer libro es muy entretenido y me ha gustado bastante la historia.  De momento, sólo me he leído el primero, pero espero poder ir leyéndome los demás para saber todas las aventuras de las cuatro amigas. Os lo recomiendo sobre todo para niñas de 10 a 14 años, más o menos, porque una vez que empiezas a leerlo ya casi no puedes parar y, cuando te das cuenta, ya lo has acabado.  La autora es Ana Punset y la colección tiene página web, la podéis ver aquí.  Hay 6 libros publicados sobre las 4 protagonistas.


Estamos de vacaciones...

06 agosto 2015

Mamá y Berta: Disfrutad de estos días de vacaciones, compartid con intensidad cada momento que nos brinda el verano, hablad mucho, dedicad tiempo a la lectura, pasead sin prisa y sin pensar en nada, olvidad lo malo de la vida y deteneros en cada segundo feliz, tranquilo, sin agobios, sin lista de tareas.
 
Aprovechad la compañía de los vuestros, de lo que sentís cerca y necesitáis para siempre  y ¡¡nos vemos a la vuelta!!
 
¡¡Buen verano!!

Hemos visto "Del revés" (Inside Out)

24 julio 2015

Mamá: Todavía muy sorprendida por un artículo que he leído, con el titular "Sólo a un 23% de los padres les gustaría pasar más tiempo con su prole"  y que podéis ver aquí, os cuento que hemos ido al cine, además solitas Berta y yo, para ver una peli envuelta en una campaña de marketing increíble, con anuncios en todos los sitios y con unas críticas impresionantes.  Antes de empezar, un buen número de anuncios hasta aburrir y un corto sobre una historia de amor entre dos volcanes, bastante sosete.

Es la nueva película de Pixar, se llama "Del revés".  Seguro que habéis oído algo sobre ella y probablemente ya la habéis visto o tenéis planes para hacerlo, porque no se habla de otra cosa.  Si la pregunta es ¿te gustó la película? diré que "pssssí, bueno, no está mal..." pero añadiré que me decepcionó, porque yo esperaba una historia realmente bonita, llena de mensajes para pensar... Sí, me quedó claro que todas las emociones son imprescindibles, que la tristeza también tiene su papel, entendí de una forma gráfica cómo funciona nuestra mente, escuché muchos términos que están muy de modo en estos tiempos... 

Pero no me reí, por supuesto no lloré, no me emocioné, ni nada me impactó especialmente... me quedé un poco frío, sobre todo porque mis expectativas eran altas... Además creo que no es una película para niños, a pesar de que el cine estaba lleno de peques, ni tampoco para adolescentes.  Sin ninguna duda, me quedo con UP y sus primeros diez minutos, que me siguen encantando cada vez que los veo. 

De todas formas, no dejéis de verla, porque realmente muchas opiniones la consideran la mejor peli de Pixar con diferencia.



Berta: Hace unos días Mamá y yo fuimos al cine a ver la película "Del revés (Inside Out)", de Pixar. La verdad es que había escuchado críticas de que era una película maravillosa, preciosa, impresionante... Por este motivo tenía muchas ganas de verla, y lo cierto es que me gustó, para pasar un rato entretenido no está mal, aunque yo me esperaba un poquito más por todo lo que había leído sobre ella.



La película trata sobre cómo los distintos sentimientos que hay en nuestra cabeza (miedo, asco, ira, tristeza y alegría), día a día nos hacen sentir todas esas emociones. Todo iba bien en la cabeza de Riley (la protagonista) hasta que se mudan y todo empieza a torcerse, su personalidad comienza a derrumbarse y aquello que era importante para ella va "desapareciendo".

Las emociones viven en Cuarteles Generales, el centro de control dentro de la cabeza de Riley, desde donde la ayudan y aconsejan a lo largo de su día a día. Ella y sus emociones intentan adaptarse a su nueva vida en San Francisco, pero el caos se instala en los Cuarteles Generales. Aunque Alegría, la emoción principal y más importante, intenta mantener una actitud positiva, las demás no tienen del todo claro cómo actuar en esta nueva etapa.

En la mente de Riley las voces que sonaban eran las siguientes: Alegría siempre está feliz, y es siempre súper positiva, nunca se rinde. En cambio, Tristeza es todo lo contrario, ya que nunca está dispuesta a nada, simplemente hace lo contrario a ayudar. Miedo y Asco tampoco es que sean nada alegres, pero a veces resultan necesarios. Y por ultimo está Ira que hace tan solo que nos enfademos en algunas situaciones.


Yo no os recomendaría especialmente que la fueseis a ver, por que a mi me decepcionó un poco, ya que no me reí casi nada, y tampoco era tan bonita, pero está claro que va a arrasar en los cines...

Vivir con PASIÓN

10 julio 2015

Mamá: Por entradas anteriores, ya sabéis que me gusta transmitir a mis hijos mensajes claros y directos, que intento que queden grabados en sus cabecitas, porque pienso que pueden serles muy útiles para vivir y, de paso, para ser más felices y ser mejores personas.  Son cosas sencillas, pero importantes para mí.  En el puesto número uno, con mayúsculas y con luces de colores: "Vive y dejar vivir". Para tener muy en cuenta y para aplicar en mil y una situaciones: "Lo poco gusta y lo mucho cansa".

Pero hay una idea que últimamente me tiene un poco obsionada por distintos motivos.  Y es que me encantaría que comprendiesen y, sobre todo, que lograsen: "Vivir con PASIÓN".


Más allá del significado literal de la palabra PASIÓN, me refiero a que expriman cada momento con intensidad y que, respetando a todos, disfruten cada una de las experiencias que les toquen, implicándose hasta el final y de acuerdo con sus convicciones.  Vivir con PASIÓN es la forma más directa de poner a tu alcance un mayor número de momentos felices y de bienestar.

Para mí, es la actitud de querer disfrutar con intensidad todos y cada uno de los momentos de nuestra existencia.  Es la capacidad de transformar cada instante de nuestra vida en un momento especial, diferente e irrepetible.

La pasión es energía, es una herramienta muy eficaz y estimulante, es el ingrediente mágico que consigue que nadie ni nada puedan pararte.  Con ella, no te cansas, no te falta nunca la ilusión y las ganas de seguir...  pero sin ella, todo cuesta, cada paso es una obligación, es un enorme esfuerzo en el que inviertes una gran cantidad de trabajo...

Para lograrlo, en mi opinión, es imprescindible ser responsable, teniendo en cuenta las consecuencias a la hora de actuar y tomar decisiones.  También no rendirse nunca, a pesar de lo complicada o insoportable que sea la situación en un determinado momento.  Además, la perseverancia es una virtud que siempre he encontrado en las personas que viven de este modo.


Cada tarea que tengas que llevar a cabo, hay que disfrutarla, aunque sea tediosa  o no sea de tu agrado.  De cada circunstancia puedes sacar algo positivo o debes buscar la motivación que la haga más agradable.  Es muy importante aprovechar el tiempo, los días no vuelven, los minutos pasan rápidamente, las oportunidades se pierden, los trenes no siempre paran...

Busca aquello que te apasiona, que te hace sonreír, que te obliga a moverte, a ponerte en funcionamiento... Piensa en aquellas personas que te producen alegría, en las que piensas cuando te levantas trazando nuevos planes, nuevas aventuras, las que te aportan cosas positivas, las que te ayudan a soñar, a ser mejor cada día...

Me gustaría que entiendesen que deben buscar y realizar todas aquellas actividades que les hacen felices, que es vital tener sueños y perseguirlos hasta la extenuación, que deben dejar atrás lo que les perturba y les produce tristeza, sean pensamientos, propósitos o personas.  Y sobre todo, sobre todo, sobre todo, que deben tener claro qué es lo que quieren y luchar hasta el final y más allá.

Ójala me escuchen cuando les aconsejo que elijan siempre en su camino personas a las que admiren, por una razón u otra, que se rodeen de personas apasionadas por lo que hacen y sienten, que les motiven y les hagan sentir únicos, que escojan personas comprometidas y con espíritu constante de superación, personas positivas y optimistas.

Espero que ellos mismos sean así, que sean capaces de vencer sus miedos, que sean valientes y consecuentes, que sepan expresar y defender sus opiniones con respeto y educación, que sean firmes en sus propósitos y en sus creencias, que confíen en sus posibilidades y en sus virtudes, que se reconozcan siempre en sus pensamientos, en sus palabras y en sus acciones.  

Deseo que no se sientan cómodos en el silencio impuesto, ni en el conformismo, ni en la rutina.  Que tengan presentes siempre sus emociones, lo que está bien y lo que está mal, lo que les hace crecer y lo que les paraliza y les hace sentirse decepcionados, alejándose lo más posible de esto último.


En definitiva, hijos míos, quiero que sepáis que hoy puede ser un día diferente y completo, sólo de nosotros depende vivirlo o dejarlo pasar sin más, porque el tiempo vuela y no espera a nadie, ni vuelve. Y también que, vosotros sois mi PASIÓN.




Molinillos de hojaldre y fresa

26 junio 2015

Mamá:  Un día decubrimos un blog de recetas que, simple y sencillamente, nos encanta.  Se llama "Dulces Bocados" y ya os hemos hablado alguna vez sobre él, porque lo seguimos de cerca y disfrutamos de sus postres, de sus fotos y de lo encantadora que es Carme.  Si no lo conocéis, no dejéis de visitarlo y de intentar alguna de sus propuestas. 

Además, la peque mayor, nuestra experta cocinera, siempre dispuesta a remangarse y ponerse manos a la obra, se ha aficionado por completo a este blog y quiere probar casi todas las recetas que aparecen.  Nosotras encantadas, claro.

En esta ocasión, se ha atrevido con unas galletas molinete de frambuesa que podéis ver aquí.  Bueno, en nuestro caso, finalmente fueron de fresa y un poquito más feas que las originales, pero ¡¡buenísimas!!


Berta: La receta es fácil de preparar y el tiempo total de preparación es de 30 minutos.  Como veis rapidita, aunque desaparecerán enseguida. Todas las fotos de esta entrada, las he hecho yo, aunque mamá las ha seleccionado y les ha dado un toque.


Mamá y Berta:  Los ingredientes que se necesitan para poder saborear 12 unidades son: 

* 1 plancha de masa brisa (nosotras la compramos)
* Mermelada de fresa (la original lleva mermelada de frambuesa y ruibarbo)
* 1 yogur griego
* 12 fresas (la original lleva frambuesas)
* 1 huevo batido
* Azúcar 


Y llega el momento de prepararlos.  Para eso, precalentamos el horno a 180 grados.  Cubrimos la bandeja del horno con papel vegetal.  

Estiramos la masa hasta tener un grosor de unos 0,3 mm. y con una cortapastas cuadrado cortamos las porciones.  Si no tenéis cortador, se puede hacer con un cuchillo, recortando cuadrados de unos 6 x 6 cm.).  Colocamos sobre la bandeja, dejando un dedo de separación entre cada masa. 


Con un cuchillo se hacen los cortes desde cada esquina hasta el centro, pero sin llegar a él.  Colocamos una cucharadita de mermelada en el centro y doblamos las esquinas hacia el centro. 

Con un pincel, les ponemos huevo batido y espolvoreamos azúcar. 


Horneamos unos 20 minutos y deben quedar dorados.  Retiramos del horno y dejamos enfríar sobre una rejilla. 

A la hora de servirlos, colocamos en el centro una cucharadita de yogur y adornamos con una fresa. 


Y... ¡¡listos!! Un postre sencillo, rápido e ideal para el veranito... 

Las últimas compritas de Berta

23 junio 2015

Berta: Aunque le está costando un poco llegar, ya se acerca el veranito y ha llegado el momento de comprar los bikinis para disfrutarlos en la piscina y para la playa.  Este año, como el pasado, hemos ido a El Corte Inglés a comprarlos, porque me gusta bastante la marca B con B.  Tienen estampados chulos y además están bien de precio, cosa que le parece fenomenal a mamá.

El primero que os enseño a mí no me gustaba, pero sí a mi madre, que se empeñó en que me lo probase.  Es de niña más pequeña, para 5 ó 6 años como mucho, así que yo tenía claro que no iba a elegir ese.  Además odio el color rosa, no me va...  Una vez puesto tampoco me convencía nada, así que lo descarté enseguida...

Este año intenté elegir alguno con forma de triángulo en la parte de arriba y me probé un modelo que era muy chulo.  Pero luego me di cuenta de que no son cómodos, ni para nadar, ni para tirarte de cabeza o de bomba, así que descarté también los que había de ese tipo.

El que aparece justo abajo, me gustó bastante, pero los colores eran bastante parecidos al que ya tenía más o menos decidido...


El que os enseño a continuación fue uno de los elegidos y me lo compré, aunque los colores no son de mis preferidos y ya había tenido uno de rayas.  Pero era diferente y mamá me comentó que, al tener esos colores tan alegres, cuando estuviese morena, me quedaría muy chulo. Puede que tenga razón y aparte de eso, es muy cómodo.


Y mi preferido era el siguiente.  Lo tuve claro desde el principio.  El problema es que no tenían la talla y no habían encontrado en otros centros... cuando ya pensaba que iba a tener que cogerme otro, apareció por ahí, colgado en otro lugar.  Me puse muy contenta, porque me encanta, por el modelo, por los colores, porque es cómodo, por el estampado...


También me he comprado dos pantalones cortos.  Ya sabéis que es lo que más tengo en el armario, porque son frescos y es mi prenda preferida, sobre todo en verano.  Los dos son de Massimo Dutti y ya los he estrenado, para el cole de momento, a ver si pronto los llevo a la piscina...

Uno es de rayitas finas azules y el otro es en crudo, liso. 


¿Qué os parecen mis compritas? ¿he acertado? Seguro que utilizo todo un montón...  Ya me lo dice mi madre siempre que vamos de tiendas,"sobre todo, cogéte lo que te vayas a poner, lo que vayas a llevar mucho"...



Hemos visto "Nuestro último verano en Escocia"

19 junio 2015

Mamá:  El mes de junio ha resultado más complicado de lo que esperaba... A veces hacemos unos planes y esperamos que las cosas sucedan de una determinada manera y, de repente, toman otro rumbo.  Entonces sólo queda adaptarte a las circunstancias y campear la nueva situación.  Eso es, bastante resumido, lo que ha sucedido y lo que ha alterado el desarrollo del blog y, sobre todo, nuestra vida de estos días.  En fin, ya sabéis que, siempre que podemos, estamos aquí. 

El verano no acaba de llegar cómo debería, así que de momento la piscina está esperando.  Por eso, el martes las peques pensaron que podíamos ir al cine, ya que llevaban unos cuantos días con ganas de ver "Nuestro último verano en Escocia".  Vencimos la pereza y fuimos.  Pasamos un buen rato y además disfrutamos de la sala, casi casi para nosotras solas.  Una gozada, vaya.  La película me gustó, porque es bastante entretenida, con ratos divertidos y porque está basada en una familia normal, con sus problemas, con sus conflictos... y es que... ¡nadie es perfecto, ni existen las familias perfectas!. 

Viendo la peli, te das cuenta de todo el tiempo que perdemos en nuestra vida discutiendo, muchas veces por cosas y temas de lo más tonto y de escasa importancia.  Me quedo también con la frase que les dice el abuelo a los niños: "No debemos juzgar a nadie porque al final nada de eso importa".   Es cierto, todos tenemos virtudes y defectos, y deberíamos aprender a tener más en cuenta las primeras y pasar por alto los segundos.  Y, aunque a veces es realmente complicado, a quedarnos con lo que nos une, dejando a un lado lo que nos separa. 

En definitiva, una peli sencilla y entretenida para pasar un buen rato.


Berta:  Estos últimos días, como seguramente habréis notado, no hemos podido escribir muchas entradas para el blog.  Como han sido las últimas semanas del curso, antes de las vacaciones de verano, y ya estoy en la ESO, he estado bastante agobiada por los muchos exámenes que he tenido que estudiar y preparar durante estos días pasados. A partir de ahora, intentaremos ser más puntuales con nuestras citas, sobre todo ahora que ya casi ha acabado el curso y podremos estar mucho más relajadas y tranquilas. 


La tarde del martes, mi hermana y yo convencimos a mamá (aunque no tenía muchas ganas y se resitió un poco)  para ir al cine a ver la película llamada "Nuestro último verano en Escocia".  La verdad es que llevábamos mucho tiempo con ganas de verla, ya que una de las actrices protagonistas fue a "El Hormiguero" a promocionarla. Nos pareció que tenía muy buena pinta, así que estábamos esperando a que se estrenara y tuviésemos un hueco entre tanto lío, para comprobarlo.  Tuvimos suerte y no había casi gente en la sala, hasta nos pudimos sentar en butacas vips.

La película trata sobre un matrimonio, al parecer con algunos problemas en su relación, y que tienen tres hijos. Toda la familia va de viaje a Escocia para una fiesta, para la celebración del 75 cumpleaños del abuelo, a la que asistirán hermanos, primos, tíos y amigos de la familia. Y aunque parecía que serían unas vacaciones divertidas y tranquilas, todo se complica con los niños y, sobre todo, con la relación familiar.


La película fue muy divertida, especialmente por los niños, que me parecieron muy graciosos y hacían cosas y comentarios inesperados, porque son bastante atrevidos. También hubo un momento un poco triste, pero la verdad es que resultó muy entretenida.  A veces, me sentía identificada con algunas personas o situaciones de la película, y eso hizo que me lo pasase todavía mejor. Además, salían paisajes preciosos de ese país, con un gran lago, muy verde, con una bonita playa y lleno de vegetación.

Os recomiendo que vayáis a verla y paséis un buen rato. 

Algunas cosillas interesantes y entretenidas

05 junio 2015

Mamá: He leído un post en el Blog de Albert Espinola que me ha parecido muy interesante... De acuerdo con su explicación, la personalidad de cada hermano varia según el orden de nacimiento... Podéis leerlo con detalle aquí.  Y me ha hecho gracia porque, puede ser cierto lo que indica, que los mismos padres actúan de forma distinta con cada hijo, lo que hace que cada uno tome un rol distinto al del resto de los hermanos.  ¿Qué os parece?

Parece que Pixar va a estrenar una película sobre la Inteligencia Emocional, llamada "Del Revés".  La productora de películas como Up, pretende llevarnos a un viaje por nuestras emociones, de la mano de Riley, la preadolescente protagonista de la historia.  Una niña de 11 años que intenta adaptarse a su nueva vida en San Francisco. En el interior de la mente de la pequeña residen Alegría, Miedo, Ira, Asco y Tristeza, cinco emociones que ponen todo su empeño en ayudar a superar todos los problemas por los que se ve envuelta Riley a lo largo de su vida.  Buena pinta ¿no? Trailer aquí.


Y ahora viene lo bueno... ¡¡ya podemos saber a qué edad vamos a morir!! Aunque os pueda parecer increíble (a mí desde luego me lo parece), un científico de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston ha creado un test para calcular la esperanza de vida de una persona, teniendo en cuenta sus condiciones físicas y su estilo de vida.

La calculadora se basa en las respuestas a 40 preguntas que se reparten en cuestionarios diferentes:

1º) Referido a cuestiones relacionadas con la edad, el peso, la altura, los estudios cursados, el trabajo y las horas de sueño que se realizan;

2º) Se centra en el estilo de vida de la persona;

3º) Incluye cuestiones sobre nutrición y dietas; un cuestionario médico que profundiza en cuestiones sobre el colesterol, la diabetes, la tensión y otros aspectos relacionados con la salud;

4º) Y una última parte dedicada a la familia.

El test puede hacerse aquí.

Berta:  El otro día pasamos un rato muy divertido con un programa de internet que nos enseñó mamá.  Tienes que subir una foto y la aplicación calcula la edad de las personas que aparecen en la imagen.  Algunas veces acierta, pero otras se pasa un montón... al principio todos nos reíamos bastante, pero cuando empezó a darnos más años comenzaron los enfados y los comentarios "esto no funciona nada bien".

Se llama How-old.net y podéis encontrarlo aquí.  Probadlo, es muy sencillo de utilizar y seguro que pasáis un rato divertido.