Un paso más... adiós niñez

21 noviembre 2014

Mamá: La peque no entiende por qué hacemos esta entrada, qué podemos contar sobre este tema... pero seguro que vais a entenderme.  Hace un tiempo, estuvimos ordenando armarios, distribuyendo de nuevo el espacio, porque cada vez necesitan más para sus cosas, su ropa, sus complementos y menos para sus juguetes, sus puzzles, sus muñecas... Aquel día quitamos ya algunos de estos para colocar camisetas, sudaderas... pero aún así necesitaban más. 

Ayer llegó el momento.  Conseguimos una gran caja de cartón y empezamos a empaquetar... ¡sus muñecas! Esas Nancys (¿os acordáis?) que tanto les gustaban, con las que tantos ratos han pasado. Para ellas nada del otro mundo, se acabó el tiempo de jugar con ellas y ya está.  Nada de pena, ninguna duda, "no hay que darle más vueltas mamá", "ya no vamos a utilizarlas", "mamá, ya no somos pequeñas, las muñecas ya no nos sirven".  Lo único que me pidieron es que no las tirase, que las guardase.
 
Pero ¿cómo ha sido esto, si yo no me he dado cuenta? No imagináis lo que me costó meter cada una de las muñecas, cada uno de sus pares de zapatos, cada uno de sus sombreros, de sus vestidos... Y sobre todo, cerrar la caja y precintarla... Ellas no comprendían qué me pasaba exactamente, por qué hacía todo tan despacio, por qué me costaba desprenderme de todo aquello, no se imaginaban que estaba cerrando una etapa, su infancia, sus risas de niñas y a la vez estaba abriendo otra, muy diferente, supongo que ni mejor ni peor, pero distinta.  Además estaba perdiendo algo que ya nunca volverá... (nudo en la garganta).


Berta:  No entiendo que quiere mamá que comente sobre este tema.  La cosa es sencilla y no tiene mucha historia.  Hace poco tiempo, un día que le dio por ordenar y sacar todo, nos dimos cuenta de que no nos cabía ya bien la ropa nueva en los cajones y en el armario.  Pensamos que teníamos que hacer hueco, quitar juguetes, para repartirnos más baldas y así poder tener todo mejor colocado y así de paso, igual nos caían menos broncas por desordenadas. 
 
Entonces le comentamos a mamá que podíamos quitar las Nancys que ocupaban mucho espacio, porque ya no íbamos a jugar más.  Pero no quiso, nos preguntó si estábamos seguras y que mejor más adelante.  Pero ahora ha debido cambiar de opinión y hoy por la tarde, ha cogido una caja y ha empezado a meterlo todo. 

Nos ha preguntado un montón de veces si nos daba pena.  Las dos hemos dicho que no, porque la verdad es que hace tiempo que no jugamos y no las sacamos del armario, preferimos la tablet o el móvil (si tuviéramos claro, de momento el suyo).  Tenemos un montón de cosas además, entre vestidos, zapatos, gorros, hasta maletas, bicis, set de peluquería... No sé por qué le daba tanta pena.  De todas formas, le he dicho que no las tire, que las guarde por si tengo hijas.


2 comentarios

  1. Momento Toy Story III :)

    A los míos aún les queda, pero me temo que cuando me quiera dar cuenta ...

    ResponderEliminar
  2. Así es Ángel, tienes razón momento "Toy Story" total... Y sí, efectivamente, cuando te quieras dar cuenta... es todo muy rápido, por eso tenemos que disfrutarlos día a día, aunque a veces "los matarías"...

    ResponderEliminar

Nos encanta que comentes, por favor, no olvides hacerlo...
¡¡Gracias por tus comentarios!!