Receta: Quiche de bacon y queso

28 octubre 2014

Mamá y Berta: Hace un tiempo que queríamos probar a hacer un quiche, uno de los clásicos de la cocina francesa.  Se trata de una tarta salada abierta, elaborada con masa brisa (masa quebrada) rellena de la mezcla que tú prefieras, huevos y nata.  Para comenzar y conseguir un buen resultado, buscamos varias sugerencias de aquí y allá, leímos y comparamos, y finalmente adaptamos la información a nuestras preferencias. 

 
No queríamos excesivas complicaciones.  Simplemente, tal y como nos ha pasado con la pizza, queríamos dejar de comprar el quiche ya hecho y hacerlo totalmente a nuestro gusto, con ingredientes consensuados entre todos. Así que decidimos hacer algo sencillo y fácil.  Y la masa, por supuesto, es comprada, porque a tanto no llegamos. 

Ingredientes
     * 1 lámina de pasta brisa o masa quebrada
     * 3 ó 4 huevos
     * 200 gramos de nata líquida o leche evaporada
     * Unos 200 gramos de bacon
     * 150 gramos de queso Cheddar o emmental o mezcla de 4 quesos rallado
     * 100 gramos de queso Cheddar o gouda en cubitos 
     * 1 cuchara de mostaza y una cucharada de Ketchup
     * pimienta
     * Si os gusta, podéis añadir cebolla picada.

 
 Nuestro primer paso fue comprar un molde adecuado para quiche, porque no teníamos y nos gusta que el borde quede con esas formitas onduladas. Después, nosotras comenzamos extendiendo con el rodillo un poco la pasta brisa, que viene ya con papel de horno, para que quede un poco más fina y se adapte al tamaño de nuestro molde.  Eso sí, con cuidado para que no se rompa.  Cuando está ya colocada y extendida en el molde, tenemos que pincharla con un tenedor para que no haga burbujas.
 
 Además, para que no se hinche al hornearla debemos poner unos garbanzos por encima de la base (de esta forma harán peso).  La metemos en el horno durante unos 10 ó 15 minutos, a unos 170 grados, lo justo para que la masa se haga y empiece a dorarse. En ese momento, la sacaremos del horno, retiraremos los garbanzos y reservaremos la masa.

 
 Pero, mientras se hace, aprovechamos para preparar el relleno del quiche.  En un bol, echamos los huevos y los batimos.  Añadimos la nata y  revolvemos, para que se mezcle bien y quede unificado.  Después, agregamos el bacon, el queso y las cucharaditas de mostaza y ketchup.   Mezclamos todo y lo echamos sobre la masa que hemos dejado reservada. 

Es conveniente que los ingredientes queden bien repartidos por toda la superficie.  Podemos decorarlo con rodajas de tomate o bien con tomates cherry (este punto nosotras lo tenemos pendiente, porque debe darle buen sabor, pero al peque de la casa no le va mucho el tomate) o con rodajitas de queso de cabra y espolvoreamos con orégano.

 
Nos queda hornearlo durante unos 30 minutos a 200 grados aproximadamente, ya sabéis que cada horno tiene sus trucos, que sólo se conocen en cada casa o quien los utiliza habitualmente.

 
Y... ¡¡listo!! Tenéis que probarlo porque está realmente delicioso, les gusta a todos y tienes una buena cena hecha con bastante facilidad.  Además permite una y mil posibilidades, porque el relleno puede incluir los ingredientes que os apetezcan. Ya nos contaréis...

No hay comentarios

Publicar un comentario

Nos encanta que comentes, por favor, no olvides hacerlo...
¡¡Gracias por tus comentarios!!