¿Truco o trato?

31 octubre 2014

Mamá y Berta: ¿Recordáis nuestra celebración de Halloween del año pasado?  Podéis verla con detalle aquí

Hoy es la noche de Halloween, una noche terrorífica y de miedo... Aunque esta fiesta no nos gusta mucho, está llena de posibilidades para preparar sorpresas, pasar un buen rato, disfrazarse e incluso, asustar a alguien. 

La red está llena de ideas y sugerencias para sacar partido a esta tradición importada, que se está colando en nuestras vidas... 

Así que, llenad la cesta de caramelos y chuches, poneros algo nego, pintaros unas buenas ojeras, apagar las luces, llenar todo de velas y ¡¡disfrutad de las brujas, los zombies, los vampiros, las calabazas y las pócimas!! 


¡Feliz Halloween!

Receta: Quiche de bacon y queso

28 octubre 2014

Mamá y Berta: Hace un tiempo que queríamos probar a hacer un quiche, uno de los clásicos de la cocina francesa.  Se trata de una tarta salada abierta, elaborada con masa brisa (masa quebrada) rellena de la mezcla que tú prefieras, huevos y nata.  Para comenzar y conseguir un buen resultado, buscamos varias sugerencias de aquí y allá, leímos y comparamos, y finalmente adaptamos la información a nuestras preferencias. 

 
No queríamos excesivas complicaciones.  Simplemente, tal y como nos ha pasado con la pizza, queríamos dejar de comprar el quiche ya hecho y hacerlo totalmente a nuestro gusto, con ingredientes consensuados entre todos. Así que decidimos hacer algo sencillo y fácil.  Y la masa, por supuesto, es comprada, porque a tanto no llegamos. 

Ingredientes
     * 1 lámina de pasta brisa o masa quebrada
     * 3 ó 4 huevos
     * 200 gramos de nata líquida o leche evaporada
     * Unos 200 gramos de bacon
     * 150 gramos de queso Cheddar o emmental o mezcla de 4 quesos rallado
     * 100 gramos de queso Cheddar o gouda en cubitos 
     * 1 cuchara de mostaza y una cucharada de Ketchup
     * pimienta
     * Si os gusta, podéis añadir cebolla picada.

 
 Nuestro primer paso fue comprar un molde adecuado para quiche, porque no teníamos y nos gusta que el borde quede con esas formitas onduladas. Después, nosotras comenzamos extendiendo con el rodillo un poco la pasta brisa, que viene ya con papel de horno, para que quede un poco más fina y se adapte al tamaño de nuestro molde.  Eso sí, con cuidado para que no se rompa.  Cuando está ya colocada y extendida en el molde, tenemos que pincharla con un tenedor para que no haga burbujas.
 
 Además, para que no se hinche al hornearla debemos poner unos garbanzos por encima de la base (de esta forma harán peso).  La metemos en el horno durante unos 10 ó 15 minutos, a unos 170 grados, lo justo para que la masa se haga y empiece a dorarse. En ese momento, la sacaremos del horno, retiraremos los garbanzos y reservaremos la masa.

 
 Pero, mientras se hace, aprovechamos para preparar el relleno del quiche.  En un bol, echamos los huevos y los batimos.  Añadimos la nata y  revolvemos, para que se mezcle bien y quede unificado.  Después, agregamos el bacon, el queso y las cucharaditas de mostaza y ketchup.   Mezclamos todo y lo echamos sobre la masa que hemos dejado reservada. 

Es conveniente que los ingredientes queden bien repartidos por toda la superficie.  Podemos decorarlo con rodajas de tomate o bien con tomates cherry (este punto nosotras lo tenemos pendiente, porque debe darle buen sabor, pero al peque de la casa no le va mucho el tomate) o con rodajitas de queso de cabra y espolvoreamos con orégano.

 
Nos queda hornearlo durante unos 30 minutos a 200 grados aproximadamente, ya sabéis que cada horno tiene sus trucos, que sólo se conocen en cada casa o quien los utiliza habitualmente.

 
Y... ¡¡listo!! Tenéis que probarlo porque está realmente delicioso, les gusta a todos y tienes una buena cena hecha con bastante facilidad.  Además permite una y mil posibilidades, porque el relleno puede incluir los ingredientes que os apetezcan. Ya nos contaréis...

Taller de decoración de cupcakes y galletas

24 octubre 2014

Mamá: Ya os comentamos en la última entrada que, el viernes pasado hicimos un Curso las peques y yo.  Lo pasamos genial y hoy os lo contamos con detalle, para que podáis comprobar lo que disfrutamos.  Fue muy entretenido y hacerlo juntas nos encantó.  La profe fue Paula de Con un poco de azúcar, una tienda céntrica y preciosa, cuidada al detalle y con todo tipo de ingredientes, cortadores, moldes e ideas para preparar repostería creativa.



Las explicaciones fueron realmente amenas y respondió, con mucha paciencia, a todas las preguntas de unas alumnas poco hábiles en la materia.  Pero el Taller fue, sobre todo muy práctico.  Cada una teníamos que decorar dos cupcakes y dos galletas, una con forma de tarta y la otra de mariposa.  Aprendimos a hacer la buttercream o crema de mantequilla, paso a paso.  En nuestro caso, la elaboramos con sabor a caramelo y estaba... mmmmm, buenísima, aunque no sabíamos si resultaría excesivamente dulce.

Con una manga pastelera y una boquilla, cada una decoramos la parte superior de nuestros cupcakes, uno de dentro hacia afuera y el otro al revés.  Las mamás fuimos las primeras (compartimos el Curso con otro mamá y su peque) y no nos quedaron nada mal.  Después con fondant y unos moldes con formas muy chulas, los decoramos.  Nos reíamos mucho haciendo distintas formas y fijándonos en lo que hacían las demás.  
Después, llegaron las galletas.  Con más fondant de distintos colores y utilizando un cortador, las decoramos.  Primero la de forma de tarta de cumple.  Cuando ya teníamos la base, aprendimos a pintarlas, hacerle unas marcas o a colocar unas bonitas perlas.  Cada una dejó volar su imaginación. Lo mismo con la de mariposa, en este caso también le pusimos colores brillantes, dorados, plateados y rosas, que quedaban espectaculares. 
A mí me encantó el Taller y le perdí un poco de miedo al fondant, gracias a las explicaciones y la dedicación de nuestra teacher.  Me pareció una tarea entretenida, que requiere atención y por eso, desconectas por completo, mientras piensas en colores, decoraciones y formas.  Para mí, fue super relajante y, desde luego, me quedé con ganas de más, porque el tiempo se pasó volando.  Cuando llegamos a casa, nuestras obras fueron todo un éxito y más pronto que tarde repetiremos la experiencia.  Gracias Paula por la paciencia, por tu disposición, por la rica limonada, por las chuches y por esa mesa cuidada e ideal que preparaste para nosotras.

Berta: El otro día fuimos a hacer un Taller de Repostería, en una tienda pequeñita, en la que vendían todo tipo de cosas para hacer distintos postres y también hacían talleres.  Nosotras hicimos uno de decoración de galletas y cupcakes, pero hay un montón de tipos más, como nos gustó mucho, espero poder ir a hacer otro diferente.


Empezamos haciendo una buttercream para nuestros cupcakes, hicimos una mezcla y añadimos el sabor que más nos gustaba, en este caso fue el caramelo. Una vez que ya la teníamos hecha, la metimos en una manga pastelera y elegimos una boquilla que tenía forma de rosa.  Pensaba que sería más complicado, pero haciendo círculos con la manga, poco a poco iban cogiendo la forma de una preciosa flor.


Una vez que ya teníamos la crema puesta pasamos al fondant, había muchos colores y además bastantes moldes con un montón de formas diferentes, había corazones, flores, hojas... Era bastante sencillo, sólo que había que amasar el fondant y ya podías empezar a hacer formas con los moldes y quedaban realmente bonitas, incluso podías hacer una figura combinando varios colores.


Después hicimos las galletas, también decoradas con fondant y con distintos tipos de perlas y bolitas de colores. Para poner el fondant solo tenías que coger el mismo molde de la galleta y extender el fondant para cortarlo con el molde y pegarlo con leche condensada.  Se podían hacer un montón de combinaciones de colores y añadir perlitas e incluso pintar con rotuladores especiales comestibles.


El curso me encantó y como ya he dicho antes, me apetece muchísimo hacer otro. Pasamos un buen rato decorando y al final pudimos tomárnoslas.  Estaban muy buenas y era increíble ver el resultado de las galletas y cupcakes, que por cierto nos quedaron bastante bien. Me gustó un montón decorar los postres y también comérnoslos después.


¿Qué os ha parecido? ¿Os ha gustado el resultado? 

Cosas que nos encantaría hacer...

22 octubre 2014

Mamá:  El viernes pasado las peques y yo tuvimos la suerte de hacer un Taller que nos apetecía muchísimo.  Disfrutamos un montón y fue una experiencia genial para las tres, que además pudimos compartir.  Fue un rato muy divertido, que se hizo corto, y aprendimos bastante. En la próxima entrada os contaremos todo con detalle. 

Hoy os cuento algunas otras opciones que tengo en mente y que me gustaría hacer, sola o en compañía, porque me parecen bonitas, constructivas y me ayudarían a mejorar, incluyendo el blog, o a pasar momentos felices.

La primera es un Curso de Caligrafía, lo he visto en Three Feelings.  Tiene una pinta excelente y ya no me lo puedo quitar de la cabeza. Y ¿qué se puede aprender? Pues te enseñan, según cuentan en su página web, a usar la pluma, las tintas, la fluidez y la presión de la pluma, la forma de las letras y trazos y a desarrollar tu propio estilo, explicado todo de forma clara y sencilla, para que puedas empezar a crear tus propias tarjetas, carteles y papelería.
Por favor Laura, un curso en Zaragoza para poder asistir... 

En mi lista de deseos, otro que también me apetece bastante.  Quiero hacer un Curso en la Escuela de Fotografía de Jackie Rueda.  Todavía no tengo muy claro cuál es mi preferido o con cuál debería empezar, pero de momento me decanto por el Superstar, una clase on line en la que, cada día, se aprende paso a paso a conseguir fotos luminosas y atractivas.  Y se aprende desde el principio, de manera simple.

Seguro que nos venía muy bien, para mejorar las fotos del blog... está claro, una imagen vale más que mil palabras.


Y todavía me queda uno... el Curso de Iniciación a la escritura creativa de Escuela de Escritores. En el mismo se aprenden las herramientas básicas del oficio de escritor: el espacio, el tiempo, el narrador, el género, la acción y la construcción de escenas. Si es la primera vez que te acercas a la escritura creativa, te recomiendan este taller: es un primer nivel, tanto de teoría como de práctica de la escritura, en el que aprenderás las claves para mejorar el texto en sus aspectos más importantes.

Todo es empezar y ponerse... Hay que probar...

Berta: Pues si hablamos de lista de deseos..., mi primer deseo está claro.  ¡¡Quiero un móvil!!.  Me encantaría tener uno, para estar comunicada con mis amigas, mandarles whatsapp, tener mis fotos, mi música, mis juegos... Aunque si hablamos de cosas que me gustaría hacer, también tengo una gran lista, os cuento algunos de mis otros deseos.

La primera cosa que me gustaría hacer es aprender a tocar la guitarra, me parece un hobby muy entretenido. A mí me gusta mucho la música y me encantaría poder hacer la mía propia con una guitarra. Tengo muchas ganas de, por lo menos, intentarlo. Creo que debe ser divertidísimo y relajante, ya que, al menos para mí, una de las mejores cosas de la música, es que te puede hacer sentir cantidad de sentimientos diferentes: felicidad, tristeza, relax, diversión...

(Mamá: ¡Vaya sorpresa Berta! Como sueles decir tú: "¿Con qué sí, eh? Eso no me lo habías contado...) 


Otra cosa que me encantaría hacer es viajar a Nueva York.  Por lo que he visto en fotos, en películas, en series... ¡es precioso!, con tantos rascacielos altísimos, Central Park y, sobre todo, con la Estatua de la Libertad. No sé por qué pero siempre me ha llamado la atención. Y no sólo Nueva York sino Estados Unidos en general. Supongo que será por tanto verlo en la tele y el cine... pero, sin duda, es el país al que más me gustaría ir.


Y por último otra cosa que me gustaría hacer es un Curso o Taller de Origami.  Me encanta hacer figuritas con distintos papeles, aunque gracias a YouTube puedo aprender hacer alguno, preferiría hacer un curso, con un profesor que me pueda explicar y con el que pueda aprender a hacer un montón de figuras de papiroflexia. Además desde que fuimos al Museo de Origami y pude ver todo lo que se podía hacer con un simple papel, tengo todavía más ganas.


¿Cuál es vuestra lista de deseos? ¿Son fáciles de conseguir?

Mamá recomienda dos libros más...

17 octubre 2014

Mamá: Con la llegada del otoño, parece que tenemos más tiempo para dedicarlo a la lectura.  Así que os recomiendo otros dos libros que he leído este pasado veranito. 

El primero es "Edén" de Andrés Pascual, una historia entretenida y fácil de leer. Mika es una joven española en paro, que lo deja todo para desplazarse a Sao Paulo en busca de trabajo.  Poco después de aterrizar, un misterioso apagón deja sin luz a sus veinte millones de habitantes.  Ese el comienzo de una aventura que obligará a la protagonista a plantearse sus convicciones y a llevar a sus últimas consecuencias la respuesta a la pregunta ¿Hasta dónde llegarías para cambiar el mundo?  

El autor es logroñés, con eso ya tiene un punto (no sé si os he contado que mi madre es riojana) y es abogado de profesión.  Ha escrito otras obras, como El guardián de la flor de loto en 2007; El compositor de tormentas y El haiku de las palabras perdidas en 2011.  Al terminar el libro, le escribí un tuit (en su nuevo diccionario, la RAE ya recoge este término) y respondió enseguida.  Esa cercanía hacia los lectores siempre se agradece y se lo comenté también a él. 


Tenemos que invitarle al blog, para que nos responda a unas preguntillas, como ya han hecho otro escritores.  Esas entradas nos encantan y aprendemos mucho.  Como os digo, el libro es bastante entretenido y va picando tu curiosidad con las cosas, llenas de acción, que le van pasando a Mika.  Además descubres la realidad de la ciudad brasileña y muchas de sus desigualdades.  El final me pareció un poco rápido, pero claro, no puedo contaros nada al respecto.  Os animo a leerlo. 


El segundo libro del que os voy a hablar es "Nos vemos allá arriba"  de Pierre Lemaitre. En noviembre de 1918, tan sólo unos días antes del armisticio, el teniente d,’Aulnay-Pradelle ordena una absurda ofensiva que culminará con los soldados Albert Maillard y Édouard Péricourt gravemente heridos, en un confuso y dramático incidente que ligará sus destinos inexorablemente.  Una vez terminada la guerra y de regreso en París, los tres excombatientes deben adaptarse a su nueva realidad y sus vidas se verán relacionadas por diversas circunstancias. 



Esta novela es diferente, pero debo decir que me ha gustado.  Galardonada con el Premio Goncourt, por lo visto, en Francia, ha sido todo un éxito.  Y es cierto que la historia integra, con un excelente resultado, elementos de géneros tan diversos como el relato de aventuras, el drama psicológico, la crónica social y política y el alegato antibélico.  Pero todo eso con bastante humor, algunas veces un poco negro. 

Los protagonistas son dos personajes completamente diferentes, Albert y Édouard, por su origen y por su carácter, que por un hecho determinado, se necesitan mutuamente y unen de un modo forzado sus vidas.  Así, tenemos la oportunidad de ver cómo cada uno afronta de una forma muy personal y radicalmente opuesta, cada una de las circunstancias que les van pasando o que van surgiendo.  También en este caso recomiendo su lectura.  A mí, me la aconsejaron en una librería, un atento vendedor que, después tuve claro, no se lo había leído. 


Un cafecito, una copita de vino... y todos a leer... 

Ya está aquí el otoño...

14 octubre 2014

Mamá: Ahora sí que sí, parece que ha llegado el otoño para quedarse.  Los armarios ya medio cambiados, con alguna cosita fresca todavía por si acaso, pero con más ropa de abrigo, porque el tiempo anuncia otras temperaturas, más lluvia y menos solecito. Es temporada de hojas secas, de setas, de volver a ver a las castañeras, de echarse la siesta con una mantita, de pasar más ratos en casa, de cafecito caliente, de buscar algún rayito y disfrutarlo...

Cuando llega esta época, que no me gusta especialmente, porque su llegada es el inicio de las bajas temperaturas, de los abrigos,  de las manos siempre frías, de los días más cortos, me viene a la cabeza la canción que los peques aprendían en el cole sobre el otoño: 

Ya llegó el otoño,
Tápate el moño,
Ya llegó el otoño,
Tápatelo ya.

Ya se caen las hojas,
Ya salen las setas,
Se duermen los osos,
Se van las cigüeñas.


Los bosques están preciosos, eso sí, y es una maravilla pasear entre las hojas caídas, disfrutando de su sonido, al romperse.

Esparce octubre, al blando movimiento
del sur, las hojas áureas y las rojas,
y, en la caída clara de sus hojas,
se lleva al infinito el pensamiento.

Qué noble paz en este alejamiento
de todo; oh prado bello que deshojas
tus flores; oh agua fría ya, que mojas
con tu cristal estremecido el viento!

¡Encantamiento de oro! Cárcel pura,
en que el cuerpo, hecho alma, se enternece,
echado en el verdor de una colina!

En una decadencia de hermosura,
la vida se desnuda, y resplandece
la excelsitud de su verdad divina.

(Juan Ramón Jiménez)

Tendemos que acostumbrarnos a menos juegos en el patio, a tener preparado el paraguas y las botas, a que de pereza saltar de la cama, a la luz de las bombillas, a no frecuentar las terrazas, a las bebidas templadas, al cambio de hora...

 Modesto es el otoño
como los leñadores.
Cuesta mucho
sacar todas las hojas
de todos los árboles
de todos los países.
La primavera
las cosió volando
y ahora
hay que dejarlas
caer como si fueran
pájaros amarillos.
No es fácil.

(Fragmento de la Oda al otoño de Pablo Neruda)
El otoño me recuerda también a paseos lentos y en familia, con la mirada puesta en el suelo y con la atención puesta en cada tramo de tierra, en cada tronco de árbol, a cestas con setas de muchos tipos, a estudiarlas después con un libro sobre el tema en la mano, a cocinarlas después y paladearlas, a risotto meloso con setas, ...

El cárdeno otoño
no tiene leyendas
para mí. Los salmos
de las frondas muertas,
jamás he escuchado,
que el viento se lleva.
Yo no sé los salmos
de las hojas secas,
sino el sueño verde
de la amarga tierra.

(Otoño, Antonio Machado)
Los castaños, las hayas, los robles o los avellanos se visten de nuevas tonalidades, en grana y oro, ofreciendo un espectáculo de la naturaleza maravilloso, preparándose así para el largo invierno.  Muchos destinos muestran un aspecto diferente en estas fechas, a través de los colores ocres y la luz amarillenta que lo envuelve todo.

En el alto otoño del mar
lleno de niebla y cavidades,
la tierra se extiende y respira,
se le caen al mes las hojas

(Testamento de otoño, Pablo Neruda)
Así es el otoño, y aunque ahora de pereza adentrarse en él, tendremos que disfrutarlo, aprovechando todo lo que ofrece y todo lo que permite descubrir...

Algunas compritas de otoño

10 octubre 2014

Berta: Ya perdonaréis el retraso de hoy para publicar la entrada, pero estoy de vacaciones estos días y estoy aprovechando para dormir un poco más de lo habitual.  Además por las noches nos quedamos más rato y luego cuesta mucho muchísimo levantarse.  
(Mamá: Berta ese problemilla lo hubieses resuelto dejando programada la entrada de esta mañana con tiempo, preparándola antes con todo listo.  Algún día espero que nos organicemos mejor y no nos pasen estas cositas).

Os voy a enseñar algunas de las compritas que he hecho para la nueva temporada.  Como veréis he conseguido que nada de vestidos, ni faldas, ni camisas muy arregladas.  Todo ha sido a mi gusto y con la promesa de que lo llevaré mucho.  La verdad es que todo me encanta y ya he estrenado alguna cosilla (como vistéis en la entrada anterior). 

El jersey de Vitivic que llevé al musical Los Miserables.  Es de color gris y combina con casi todos los colores: 
(Me gustó mucho el de la foto de abajo, también de Vitivic pero no estaba mi talla y al final se lo cogió mi heramana.  Mejor porque a mí tampoco me va mucho el rosa:)


 También en ese color (en gris), me he comprado una sudadera en Zara muy bonita y que ya he llevado al colegio: 
De la misma tienda es esta camiseta tan chula: 
En Massimo Dutti, encontré un conjunto de pantalón y camiseta, pero que puedo llevar también con otras prendas, porque pegan también: 


Y otro conjunto de Vitivic, de leggins muy cómodos y blusón, que estoy deseando ponerme: 


¿Qué os parecen mis compritas?  Os cuento también que ayer fue mi cumple (12 años) y hoy lo celebro con mis amigas, así que seguro que tengo algún regalito más y espero que sea ropa.  Sobre todo, camisetas o sudaderas... Ya os contaré...

(Mamá: ¿Por qué las "niñas" de esta edad creen que nunca tienen demasiada ropa? Siempre quieren más camisetas, más sudaderas, más, más...)


Musical Los Miserables

07 octubre 2014

Mamá: El sábado por la noche asistimos al musical "Los Miserables", aunque tenía algunas dudas sobre si a la peque le gustaría o sería adecuado para su edad, finalmente lo vio.  Con un tiempo estupendo que invitaba a salir, el Palacio de Congresos y el Alma del Ebro, nos recibieron perfectamente iluminados.  El auditorio estaba completamente lleno, no vimos ni un hueco y la gente tenía muchas ganas de disfrutar de este gran espectáculo.  


Por diversas circunstancias, era mi primera vez, nunca había visto un musical, a pesar de apetecerme y de haberlo intentando en alguna ocasión, no había podido ser.  Así que era mi estreno en este tipo de espectáculos.  No puedo comparar, pero en esta actuación todo me impresionó, pensar que había una orquesta, los magníficos decorados, el variado y adecuado vestuario, la puesta en escena, el amplio número de actores y su enorme calidad cantando.  

Sabía que todo era cantado, porque me lo habían comentado y pensé que eso quizás me cansaba, pero al contrario, me pareció un auténtico acierto.  Me encantó toda la obra, desde el principio hasta el final.  Hubo momentos que, para mí, fueron realmente espectaculares, especialmente cuando cantaban todos de forma conjunta y, sobre todo, en el mesón y en el momento de la batalla, en el que daban ganas de unirte a ellos.  Si Daniel Diges canta bien, el policía borda su personaje y la niña lo hace como los ángeles.  En definitiva, no pudo ser mejor.  Creo que, a partir de ahora, intentaré no perderme ningún otro.  Realmente os lo recomiendo en todos los sentidos. 


Berta: Este fin de semana tuve la oportunidad de ir a ver el musical llamado "Los Miserables", bastante famoso en todo el mundo. He visto distintas obras de teatro, conciertos infantiles, patinaje de Disney sobre hielo, pero no había podido disfrutar de ningún musical, así que fue el primero. Aunque yo sabía que en los musicales se representan historias cantando, no me imaginaba cómo sería exactamente. 


La historia trata sobre un delincuente llamado Jean Valjean que sale de la cárcel y es acogido por un obispo, al que le roba, pero él le perdona y le enseña que no necesita robar. Más tarde él se convierte en una persona de prestigio, y se encuentra de nuevo con una chica a la que él había despedido y le dice que su hija está enferma y sin hogar, él le promete ayudarla. Mientras tanto, un policía le persigue en todo los momentos de su vida. En fin, ocurren numerosos sucesos.

Me encantó, fue increíble porque todos los actores cantaban de maravilla pero, sobre todo, el que mejor cantaba era Daniel Diges, que salía como protagonista en el musical.  Me gustó mucho verlo tan cerca, después de haberlo visto tantas veces en la tele. Además, aunque duraba casi tres horas, no se me hizo nada largo. A partir de ahora ya no podré decir que nunca he visto uno y espero tener más oportunidades para ver otro.  


Un escaparate muy cuco...

03 octubre 2014

Mamá y Berta:  Ya sabéis que cuando viajamos un poco por ahí, nos gusta fijarnos en escaparates especiales.  Alguno os hemos enseñado en el blog, podéis verlo aquí.  En esta ocasión nos vamos a detener en uno que nos llamó la atención (y no por su tamaño precisamente), paseando por Carcassonne (Francia).  Esta localidad, aunque es muy turística, es realmente bonita y te traslada a otra época.  Perderte por sus calles es una auténtica delicia. 

Lo más recomendable es alojarse dentro de sus murallas, para poder disfrutar de un poco más de tranquilidad cuando los turistas empiezan a marcharse.  Un paseo por la noche allí es un viaje en el tiempo, mágico y lleno de encanto. Carcassonne tiene el privilegio de poseer dos monumentos inscritos en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO: el Canal du Midi declarado en 1996 y la Ciudad Medieval en 1997.


La Ciudad Medieval es una ciudad fortificada única en Europa por su tamaño y su estado de conservación. Su historia está marcada por 2000 años de conquista y la huella del Catarismo y sus cruzadas.  Posee 52 torres repartidas en un doble recinto que mide 3 kilómetros de largo. La muralla interior consta con restos de murallas galo-romanas (siglo III y IV) caracterizadas por su pequeño aparejo coronado por bandas de ladrillos. A lo largo del siglo XIII, los reyes de Francia mandaron construir un segundo recinto exterior en torno a la Ciudadela, así como un foso seco.

Pero, vayamos al tema que os queríamos enseñar.  Un pequeñito escaparate con unos cuadritos que nos enamoraron nada más verlos.  Son sencillos y reducidos de tamaño, pero llenos de detalles y buen gusto.  Quizás eso fue lo que más nos atrajo, lo cuidado de estos bodegones en miniatura.  El resultado era simplemente perfecto.
Las fotos no son muy buenas, pero nos sirven para mostraros los cuadritos que tanto nos gustaron.  Pasamos un buen rato con la nariz pegada en el cristal, observando los distintos elementos combinados con mimo en cada uno de ellos.  
Como veis, había varios modelos, pero todo ideales.  Realmente lo difícil era decidirse y elegir solamente uno.  Además entre nosotros, había también opiniones diversas sobre cuál era el más bonito. 
Su fabricación era totalmente artesanal y claro, eso se nota.
Mamá: A mí personalmente, el de la foto de abajo me conquistó.  Qué pena que la imagen tenga tantos reflejos, aún así y aceptando que la culpa es mía, espero que podáis disfrutar del cuadrito y deteneros en la cestita, en los dulces, en la puntilla, en el tarrito de confitura... ¿cómo puede algo tan simple quedar tan, tan coqueto?
 ¿Qué os parecen? ¿os han gustado? No digáis que no son una auténtica monada.