Tarta Tres Chocolates

23 septiembre 2014

Berta: Este verano, mis hermanos y yo con un poco de ayudita, hicimos una deliciosa tarta de tres chocolates.  La receta está basada, con algún pequeño cambio, en la que nos muestra Susana en su blog "Dulces postres" aquí.  Está buenísima, así que tenéis que probarla.  Es bastante sencilla, no necesitas horno y le gusta a todo el mundo. 

Y ¡¡atención, atención!! Las fotos de la entrada también las hicimos nosotros, sin que estuviese mamá.

 
Los ingredientes son los siguientes: 

* 150 gramas de chocolate negro de fundir NESTLE
* 150 gramos de chocolate blanco de fundir NESTLE
* 150 gramos de chocolate con leche NESTLE
* 750 ml de nata líquida para montar
* 750 ml de leche
* 150 gramos de azúcar
* 3 sobres de cuajada
* 1 paquete de galletas María, las de toda la vida
* 1 paquete de mantequilla

 
Para hacer la base de la tarta
Picamos las galletas con la picadora, hasta que consigamos una mezcla fina, casi en polvo.  Si no tenéis picadora, podéis picalar con un mortero o con un rodillo dentro de papel vegetal. Derretimos 60 gramos de mantequilla en el microondas a baja temperatura y la añadimos a la mezcla de las galletas, para hacer así la base.  Entonces hay que amasarla hasta conseguir la masa.  Si queda muy seca, podemos añadirle un chorrito de leche. 

En ese momento, la puedes meter unos minutos al horno para quede crujiente o bien, como hicimos nosotros, dejarla reposar en la nevera.  

 
Para hacer el cuerpo de la tarta
Mezclaremos los chocolates uno por uno, para ir haciendo cada una de las capas. 

Empezamos con el chocolate negro. En un cazo ponemos calentar 150 gramos de chocolate negro, 250 ml de nata y 50 gramos de azúcar. En 250 ml de leche, tenemos que deleír un sobre y medio de cuajada (nosotros pusimos esta cantidad, un poco más).  Después removemos bien para que mezcle con la leche.  Una vez mezcladas, echamos el resultado al cazo con el resto de ingredientes.

Removemos de manera continua a fuego medio durante unos minutos, dejando que se caliente de manera muy suave, sin elevar la potencia del fuego hasta que rompa a hervir para la cuajada logre cuajarse perfectamente una vez fría.  Hay que tener mucho cuidado de que NO se nos queme.

 
Cuando esté lista la mezcla, la echamos sobre la base de galletas preparada previamente. Dejamos pasar unos minutos para asegurarnos que cuaja esta primera capa.  Si no ha cuajado bien, pueden mezclarse los chocolates y estropearse la tarta. 

Repetimos la misma elaboración con el chocolate con leche. Y echaremos la mezcla, cuando la tengamos, sobre la capa anterior, la de chocolate negro. Es conveniente ayudarnos de una cuchara del revés, para bañar la primera mezcla y que ésta no se rompa.  Debe estar, como ya os hemos dicho, lo suficientemente cuajado, para que pueda resistir el peso de la otra capa y no se mezcle todo. 

Con el chocolate blanco hacemos lo mismo.  

Después, hay que dejar que la tarta se temple a temperatura ambiente y posteriormente la dejamos enfríar en la nevera hasta la mañana siguiente.  Así, sólo nos quedará decorarla, con conguitos, con canela en polvo o, como nosotros, con unos lacasitos de colores. 

 
Como veis la teoría es con tres chocolates, pero como a nosotros no nos va mucho el chocolate negro, la hicimos, con dos capas de chocolate con leche y otra en medio de chocolate blanco.  Toda receta puede adaptarse a tu gusto.

Algunos consejllos adicionales para la tarta: 
1) Importante: es muy aconsejable que sigáis al pie de la letra las instrucciones del sobre de la cuajada, para aseguraros que os queda bien. 
2) Es conveniente emplear una molde desmoldable o de silicona para que podáis sacarla con más facilidad. 
3) Podemos utilizar galletas maría tostada, galletas maría de toda la vida, digestive o como prefiere Susana, galletas ocanix de Tosta Rica.  Sirve cualquier tipo de galleta que toméis en vuestra casa, para conseguir una buena base.  
4) Nosotros utilizamos chocolate para postres, pero si os gusta mucho, muchísimo el chocolate, podéis utilizar con un 70% o 80% de cacao, con las mismas medidas que os hemos dado.

 
Mamá: Yo la probé y os puedo asegurar que estaba espectacular, con una textura muy original, muy suave y fresquita, adecuada para cualquier momento.  Una auténtica delicia de postre, con la que nos sorprendieron los peques.  Espero que la repitan muy prontito...

2 comentarios

Nos encanta que comentes, por favor, no olvides hacerlo...
¡¡Gracias por tus comentarios!!