Polos caseros de sandía

26 septiembre 2014

Berta: El otro día os pusimos una receta ¿recordáis? una tarta de tres chocolates deliciosa.  Normalmente no ponemos dos tan seguidas, para que os de tiempo a elaborarla con tiempo y a nosotras a pensar y llevar a cabo una nueva.  Pero este verano, mis hermanos y yo hemos trabajado  en la cocina, así que tenemos varias listas que nos apetece enseñaros.
 
 
Como todavía disfrutamos de unos días de calorcillo, al menos por las tardes, os vamos a explicar paso a paso una receta de polos caseros de sandía.  La probamos hace ya unos días y estamos pensando en repetirla porque nos gustó bastante.
 
 
Para poder hacerla, sólo necesitáis un trozo más o menos grande de sandía, tres cucharillas de azúcar y unos moldes para hacer polos.  Muy muy fácil ¿no os parece? Nosotros utilizamos unos moldes que teníamos de un juguete de mi hermana y que no habíamos usado mucho.  Se llama Frutilandia y sirve para preparar polos y batidos.
 

La receta es facilísima, primero tenéis que cortar la sandía y quitarle todas las pepitas que podáis, si os dejáis alguna no pasa nada. Después tenéis que añadir las tres cucharaditas de azúcar.  Lo trituráis todo con la batidora, hasta que quede totalmente líquido. Una vez que ya tenéis hecho eso, lo vertéis en los moldes, claváis los palos y los dejáis en el congelador unas tres o cuatro horas.
 

Si no os gusta la sandía, también podéis hacer las recetas con otras frutas.  Los mismos pasos, pero cambiando la fruta. Los polos salen buenísimos y muy frescos, saben mucho a fruta, además como la sandía que usamos nosotras estaba cultivada en el huerto de mi abuelo, aún tenía más sabor y era más natural. Os recomiendo probarla con vuestra fruta favorita, os encantará.
 

Las fotos, como en la receta anterior, también las hicimos nosotros. No están mal ¿no?

No hay comentarios

Publicar un comentario

Nos encanta que comentes, por favor, no olvides hacerlo...
¡¡Gracias por tus comentarios!!