De postre... petit suisse casero

20 junio 2014

Mamá y Berta: Hoy os sugerimos una receta fácil, fácil y fresquita para esta época del año (tenemos pendiente atrevernos con los heladitos).  Entre excursión y excursión de fin de curso, actividades acuáticas y demás, hemos sacado un ratito y hemos preparado un riquísimo postre... ¡¡petit suisse casero!! La idea la hemos sacado del blog Bocados Caseros y podéis verla aquí
 
Sabemos que de un día para otro, el resultado es aún mejor, pero en nuestro caso no hemos podido esperar... eso sí, hemos tenido paciencia y los hemos dejado enfriar, pero después ha sido imposible resistirse... desde luego superan con creces a los que encuentras en el supermercado.  Así que, manos a la obra, no os vais a arrepentir.

 
Los ingredientes son sencillos ¡¡tomad nota!!:
 
* 200 gramos de queso de untar, tipo Philadelphia
* 200 mililitros de nata de montar
* 100 gramos de azúcar
* 1 sobre de gelatina de fresa (puedes hacerlos también con otro sabor)
* 500 mililitros de leche (se puede elegir sin ningún problema entre entera, semi o desnatada)
 
 
Los pasos a seguir para hacer la receta son:
 
1.  Ponemos la leche a calentar en un cazo y añadimos la gelatina, mezclando poco a poco hasta que esté bien disuelta.  También puede calentarse la leche hasta que rompa a hervir, apartarla del fuego y entonces añadir la gelatina.  Nosotras la hicimos de la primera forma.
 
2.  Apartamos del fuego, cuando esté ya bien disuelta.  Añadimos en ese momento el queso, la nata y el azúcar.  Batimos bien todo con la batidora o a mano.  Si eliges la batidora la textura del resultado final, queda más fina. 
 
 
3.  Volvemos a poner el resultado en el fuego y vamos removiendo, utilizando una cuchara de madera o de silicona, para que evitar que se nos pegue.
 
4.  Cuando la leche esté bien caliente, la tenemos que apartar del fuego.
 

5. Vertemos la mezcla, bastante caliente, en los vasos que tenemos preparados para presentarlos posteriormente, y los dejamos enfriar.

6. Cuando se hayan enfriado tapamos con papel aluminio, para que no se reseque la capa de arriba y metemos en el frigorífico.
Después sólo queda probarlos y, si podéis, dejarlos de un día para otro.  En cualquier caso ¡¡están buenísimos!! Además la receta es fácil y los peques pueden ayudar.
 

Esto es como todo, después de probar los caseritos ¿volveremos a los del supermercado?
(Por cierto, las cerezas no tienen nada que ver con el postre, pero quedan chulas en las fotos y ya sabéis que nos encantan).
 

No hay comentarios

Publicar un comentario

Nos encanta que comentes, por favor, no olvides hacerlo...
¡¡Gracias por tus comentarios!!