Un helado en la Toscana...

15 abril 2014

Mamá y Berta: Hace unos veranitos, viajamos a la Toscana.  Fue un viaje precioso, porque es una zona muy bonita, con un encanto muy especial y unos paisajes que te hacen parar cada poco tiempo.  Y lo que realmente nos sorprendió es que es tal y como la imaginas, la encuentras tal y como te la esperas.  Lo mejor es circular por sus carreteras entre pequeñas localidades, lejos de las autopistas o las autovías, para descubrir un paraíso para todos los sentidos.

Mamá: Pero, si hubo un pueblo que me impresionó y me encantó a la vez, fue San Gimignano, que conserva sus murallas y 15 de las 72 torres con que llegó a contar.  Está situado en la provincia de Siena, y nos gustó tanto que nos perdimos por sus calles en más de una ocasión. Volvimos para ver una y otra vez sus rascacielos medievales, que son realmente fascinantes.



Este pueblo fue declarado Patrimonio Mundial de la UNESCO en 1990 por su historia y por sus características únicas.  La torre era símbolo de poder en la Edad Media (Florencia tuvo más de cien), y las familias más poderosas competían entre si para construir la torre más alta como muestra de su importancia y riqueza.  Es increíble pensar que esas altas torres fueron construidas en la esa época y más todavía, imaginar Florencia así.


San Gimignano cuenta con cuatro plazas: la Piazza della Cisterna, la Piazza Duomo, la Piazza Pecori, y la Piazza delle Erbe. Y sus calles principales son Via San Matteo y Via San Giovanni, que cruzan la ciudad longitudinalmente.  Es una auténtica delicia pasear despacio, recorriendo y deteniéndose en cada rincón, trasladándote a otro siglo.


Es muy recomendable subir a la Torre Grossa (año 1311) de 54 metros de altura, desde la cual se puede contemplar el maravilloso y típico paisaje toscano.  Si te pierdes por sus calles, además de los comercios turísticos, se pueden encontrar unas interesantes galerías de arte contemporáneo, con obras de todo tipo expuestas.


Berta: Yo recuerdo las torres tan altas de San Gimignano, pero me acuerdo sobre todo, de su Heladería.  Los helados eran impresionantes, había sido la mejor del mundo dos veces (no sé si ahora tendrá más premios).  Fuimos más de una vez y probamos varios sabores.  Eran todos buenísimos y no me extraña que fuese campeona. 


Comprábamos los helados, después de hacer la correspondiente fila, y nos los comíamos en la plaza donde está la Gelatería, que tiene un poco justo en medio.  Así, viendo cosas bonitas disfrutábamos un montón.  Cuando nosotros fuimos el cartel era el que aparece en la foto.  Ahora viendo imágenes en google he visto que, en lugar de Pluripremiata, pone Dondoli.  Puede que se llame así, pero bueno, la encontraréis sin problemas. 

 ¿Ya conocías San Gimignano?  Si no habéis tenido suerte de visitarlo, os animamos a hacerlo, a perderos por sus calles y a comeros un heladito...

3 comentarios

  1. Qué lugar tan bonito! Tengo muchas ganas de ir por allí!

    ResponderEliminar
  2. En las fotos de ve precioso ese pueblo , aunque no lo conozco . A mí me gusta mucho Italia conozco Roma, Nápoles , Savona ,Venecia ,Pisa ,Pompeya y la isla de Cerdeña , quizás alguno más pero ya me lío.
    Las fotos ,como todas las del blog son estupendas no como las mías que son un desastre ,no tengo paciencia.

    ResponderEliminar
  3. Merece la pena Mari Paz, si tiene la oportunidad no dejes de visitarlo, es diferente y espectacular.

    Tienes que conocerlo Seoane, te va a encantar... Italia es tan bonita, merece la pena visitarlo todo... Gracias por tus piropos de las fotos, no es para tanto, sólo somos aficionadillas... tenemos mucho que mejorar....

    ResponderEliminar

Nos encanta que comentes, por favor, no olvides hacerlo...
¡¡Gracias por tus comentarios!!