Nancy, nuestra muñeca preferida...

07 marzo 2014

Mamá:  Cuando era pequeña la Nancy era mi juguete preferido.  Sólo tenía una y no muchos vestidos, pero pasaba horas y horas con ella, haciéndole diferentes peinados e inventando fiestas y situaciones.  No necesitaba que nadie estuviese conmigo, me entretenía sola con mi muñeca durante mucho rato.   A los 11 años todavía jugaba con ella , porque entonces a esa edad seguíamos siendo niñas, no había tanta prisa por crecer.

Cuando las niñas eran aun muy pequeñitas, descubrí que había unas Nancys como las mías, una colección que habían hecho especial.  No pude resistirme, y las pedimos a Papá Noel.  Me hicieron más ilusión a mí que a ellas, y lo entiendo, porque eran muy distintas al tipo de muñeca que se lleva ahora.  No tiene nada que ver con la Barbie, las Monster y otras similares.  Me miraban alucinadas cuando les hablaba de Lesly o Lucas, de los muebles con flores de Nancy... 

Pronto el modelo clásico fue sustituido en casa por la nueva Nancy, en mi opinión menos proporcionada y con los ojos demasiado grandes.  Nada que ver con la de siempre, la muñeca más bonita que había, con formas más reales.  He tenido también algún Nenuco y muchas Barriguitas, pero a ninguno le dediqué tanto tiempo... Creo que las peques ahora no saben jugar, quizás es porque tienen demasiadas cosas o porque son de otra generación. Sólo lo electrónico capta su atención durante horas.


Berta: Voy a empezar dejando claro que yo ya no juego a las muñecas, porque soy mayor para eso, pero antes me gustaba mucho jugar a las Nancys. Al principio, teníamos unas que eran diferentes, un modelo especial que era como las de antes, pero pronto en Navidad nos trajeron unas nuevas, que por cierto son bastante diferentes, y para mí más chulas. Las nuevas tienen unos ojos y pestañas gigantescas y son un poco más altas y delgadas que las otras.  Son más modernas.

Casi siempre he jugado con mi hermana. Nos inventábamos historias y hacíamos que las Nancys eran amigas e iban a la playa, al cine, al parque, quedaban, iban de compras... Otras veces hacíamos que las dos éramos hermanas y siempre nos peleábamos. Me lo pasaba muy bien, pero nos hacemos mayores y las cosas cambian mucho. Ahora con los deberes y con lo que tenemos que estudiar, no nos da tiempo a jugar o preferimos entretenernos de otra forma.

Tenemos varias cada una, rubias, castañas, morenas, con el pelo largo, más corto, con y sin flequillo, aunque ya no las usamos.  Además tenemos un montón de ropa: camisetas, faldas, pantalones, chaquetas, abrigos... y también muchos tipos de zapatos. En varias cajas guardamos complementos: paraguas, bufandas, guantes, collares, pulseras, horquillas, pendientes, gorros, bañadores, ropa interior, y hasta tenemos un juego de té.  No quiero tirarlas, ni regalarlas, prefiero que estén en el armario.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Nos encanta que comentes, por favor, no olvides hacerlo...
¡¡Gracias por tus comentarios!!