Los grupitos de whatsapp

18 febrero 2014

Mamá: Creo que ya os conté que las peques todavía no tienen móvil... No es que me oponga rotundamente a que, en algún momento, cumplan "su sueño", pero hoy por hoy, no ha llegado el día.  Así que el mío se ha convertido, de la noche a la mañana, en comunitario y de uso público.  Mis contactos, en los que ya se incluían un montón de "mamá de...", han incorporado de un tiempo a esta parte, "niña Tal", "niña Cual". 

De repente y, sin previo aviso, me he convertido en pregonera.  "Atención, tienes un guasap", "toma, te escribe tu amiga Nosequé, para pedirte los deberes", "mira a ver quién está mandando cuarenta mensajitos seguidos", "pregúntale este tema por guasap a alguien de tu clase"...  Sin olvidar esos textos superlargos, que llegan continuamente, llenos de dibujitos y caritas,  y que siempre terminan con la frase: "Manda este mensaje a cuarenta contactos de tu lista o nunca le gustarás a ningún chico" "o nunca serás feliz" "o todas tus amigas dejarán de serlo"¡¡Eso es lo mejor de todo!!

Y ahora hemos empezado también con los grupitos.  Esta generación tiene la capacidad de crear diez grupos al minuto, en los que se incluyen casi siempre los mismos nombres.  La gente entra y sale con facilidad, dependiendo de cómo ha ido el recreo, porque si ha habido algún pique o mosqueo, desaparecen rápidamente.  Entonces llega el turno de las preguntas: "¿sabes por qué se ha ido fulanita?; cómo se ha ido ¿meto a menganita? es que están enfadadas...  Los títulos de esos grupos comienzan obligatoriamente por "Las más" y pueden seguir con guapas, fiesteras, friends, cotillas, juerguistas...

Las conversaciones se inician con un "ola", "k haces?", "me gusta tu foto"...  Y luego hay otra situación curiosa.  Se crea un grupo, alquien pregunta de quién es el número tal, otro responde de la madre de x, en ese punto dejan de comentar, se ha mencionado la palabra madre ¡horror!. En fin, últimamente no reconozco a mi teléfono... 
Berta: De momento no hemos conseguido tener nuestro propio móvil.  Mamá dice que hasta tercero de la ESO ni hablar del tema.  Ufff, no lo entiendo.  Todas mis compañeras tienen ya el suyo, soy de las pocas de la clase y del curso que todavía no tiene.  Mis mejores amigas también, algunas desde hace ya bastante tiempo.  Algunos son superchulos.  Yo creo que ya es hora de que nos compren uno, pero por ahora, no he podido convercerles.  Hasta tercero queda demasiado tiempo... 

Es verdad que mamá nos deja el móvil cuando queremos y permite que tengamos nuestros contactos, aunque tenemos que ponerles delante la palabra "niña". Pero si ella lo quiere utilizar va primero.  Sólo se descarga los juegos que ella quiere y se enfada si le cambiamos algo.  Claro, es suyo.  A mi me gustaría poner mis fotos, tener mis cosas, descargar aplicaciones y escribir sin pensar que, más tarde, todo el mundo puede leer mis conversaciones.

Además mi madre se cabrea bastante cuando empiezan a crear grupos, porque dice que está todo el día sonando, que no escribimos más que tonterías y con faltas de ortografía (es que ella pone hasta los acentos, las comas y las dos interrogaciones). Me obliga a silenciarlos y en los que hay que hacer cadena, pasando el mensaje a muchos contactos, me hace borrarlos.  Se ríe de los nombres que ponen y alguna vez ¡ha respondido ella, poniendo "soy Berta"! No entiende que necesito tener el mío y así no la molestaré más, ni se lo cambiaré de sitio, ni lo dejaré en otro lugar.


4 comentarios

  1. Me he reído un montón con vuestra entrada! Es de las más divertidas que he leído porque se reflejan estupendamente los distintos puntos de vista entre madres e hijas! Lo siento muchísimo Berta, ya sabes que en Mifuku tenemos debilidad por ti, pero en esta ocasión nos ponemos del lado de mama! Te prometo que antes de que te des cuenta, ya habrás tenido varios móviles, e incluso a veces hasta lo apagarás! Un besazo enorme a las dos!

    ResponderEliminar
  2. Mamá: Mira Berta ¡me dan la razón! Está claro que, en este punto, no nos ponemos para nada de acuerdo... no hay manera, pero de momento ¡voy ganando!

    ResponderEliminar
  3. Pues yo se lo compraría, está yendo a contracorriente y en esa edades puede hacerle sentir mal, ya que es su mundo y ella no se siente en el, se lo compraría pero pondría normas de utilización, leí hace tiempo en un blog unas normas y me encantaron, quizás sea estéis contenta las 2.

    ResponderEliminar
  4. Hola Sandra, gracias por tu visita y por tu comentario... Berta también agradece tu apoyo, pero (de momento) tendrá que esperar un poquito más...

    ResponderEliminar

Nos encanta que comentes, por favor, no olvides hacerlo...
¡¡Gracias por tus comentarios!!