El lago de Bled (Eslovenia)

31 enero 2014

Mamá: En las vacaciones de 2012 tuvimos la suerte de conocer un poco Eslovenia, un destino no muy frecuente, pero que merece la pena descubrir.  Además de pasear por su coqueta y acogedora capital, Ljubljana, con un ambiente en la calle sorprendente; recorrimos parte del país. Un lugar que nos encantó, porque era realmente precioso, fue el lago de Bled, un lago glaciar situado al pie de los Alpes Julianos, rodeado de montañas, como un escenario de cuento.


El conjunto es espectacular, por la ubicación de su iglesia en una isla en medio del agua y la de su castillo, en lo alto de las rocas, que permite tener unas vistas impresionantes.  En una barca de remos, fuimos hasta la isla y pudimos visitar la Iglesia de la Asunción.  Es un lugar turístico, pero lleno de encanto y un remanso de tranquilidad, en el que también puedes disfrutar de aguas termales.  Pueden hacerse muchas actividades en la zona, incluyendo senderismo, bicicleta, equitación o golf.


Y os contamos también una curiosidad, la tradición eslovena dice que si un recién casado puede cargar en brazos a la novia y llevarla así, subiendo los 99 escalones que les separan de la iglesia de la Asunción, el matrimonio será afortunado. Otra leyenda asegura que si se consigue hacer sonar las campanas de la iglesia por tres veces nuestros deseos se cumplirán.  No probamos ninguna de ellas, de modo que tendremos que volver...


Berta:  Fue muy divertido visitar este lago, sobre todo cuando nos montamos en la barca para llegar a la isla.  Al principio, todos intentamos remar un poco, pero te cansabas un montón.  Nos reímos mucho, porque era muy difícil avanzar en la dirección adecuada.  La barca se torcía y nos íbamos hacia otro lado.  Entonces teníamos que hacer más fuerza para ir acercándonos a la isla.  Nos costó un poco llegar, pero pasamos un buen rato.


A mí este lago me pareció muy chulo, pero me gustó más aún otro que visitamos antes.  El lago de Bohinj.  Los dos están muy cerquita, así que, en un solo día puedes verlos, pero es mejor parar un poco en cada uno y hacer alguna actividad. En ese nos pudimos bañar, aunque el agua estaba muy fresquita.  Además coincidimos con un perro y pude jugar con él un rato.  Había también un curso de vela, todas las embarcaciones iban en la misma dirección y hacían los mismos giros, aunque estaban aprendiendo.


Este lago era más tranquilo y había menos gente.  Le faltaba tener una isla en medio, pero está claro que tenía otras cosas a favor, para mí más divertidas.  ¡Ah! y en Bled tenéis que probar su famoso postre, es una tarta de crema y nata... no me acordaba de cómo se llamaba, pero he buscado y el nombre es "kremna rezina" (mamá me dice que es como un milhojas de aquí).

Podéis ver más información en este link.


3 comentarios

  1. Caramba son unas fotos preciosas! Sois unas artistas! Dan ganas de irse inmediatamente a ese lago...aunque supongo que ahora hará tanto o más frío que aquí! Feliz finde!

    ResponderEliminar
  2. Vaya paz da observar la segunda fotografía! :-) bonito lugar!

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por vuestros comentarios y vuestros piropos!! Así da gusto!! Esto nos anima a seguir...

    ResponderEliminar

Nos encanta que comentes, por favor, no olvides hacerlo...
¡¡Gracias por tus comentarios!!