Los colores de Marrakech...

22 noviembre 2013

Mamá: En abril de 2012 tuvimos la suerte de poder hacer una escapadita a un destino diferente.  Una ciudad distinta, llena de colores, de olores, de matices... otra cultura y otra forma de vida, que nos llamó mucho la atención, especialmente a los peques que se sorprendieron con muchas de las cosas que vieron y compartimos esos días.  En otras entradas, os iremos contando más detalles sobre este viaje, pero hoy queremos detenernos en los colores de esta ciudad. 



Mamá y Berta:  Sin duda, la mejor opción para alojarse en Marrakech es un riad, un oasis de paz, en medio del bullicio de esta ciudad.  Ya os contaremos nuestra maravillosa experiencia.  Pero si algo llama la atención, son las estrechas callejuelas de su medina y su zoco, sus tiendas llenas de objetos de todo tipo y de mil colores.  Puedes encontrar cualquier cosa que imagines y tienes que recorrer despacio sus barrios por oficios, en los que intentarán llamar tu atención constantemente.


Berta: Conocer esta ciudad me gustó mucho, porque no se parece en nada a otros sitios que hemos visitado. En la calle había mucho jaleo, una de las cosas que menos me gustó fue el montón de motos que circulan por cualquier calle.  Nos teníamos que apartar nosotros, porque ellos seguían adelante sin casi fijarse.  Nos pitaban muchas veces y teníamos que ir con mucho cuidado, muy cerca de la pared, para evitar ese peligro.


Berta: Y era muy divertido cuando mamá, en las tiendas, les decía que no quería pagar ese dinero y les daba otro precio.  Se estaban un buen rato intentando convencerse, hasta que se cansaban.  Y en los puestos que había, vendían un montón de converse, de todos los colores, de imitación eso sí, porque llevaban el logo de otra forma.  Me hubiese comprado un montón de pares, pero no cabían en la maleta.


Mamá: También montamos en calesa y visitamos otros interesantes puntos turísticos.  Pero lo que más nos gustó, fue perdernos por sus calles hasta llegar a la Plaza Jemaa El Fna, todo un mundo, siempre con vida, de día y de noche.  Y aunque, al principio cuando llegas parece totalmente imposible, conseguimos finalmente orientarnos y no perdernos demasiado.


Mamá y Berta: Por estos motivos y por otros que os iremos contando, os recomendamos que conozcáis esta ciudad y que os dejéis sorprender.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Nos encanta que comentes, por favor, no olvides hacerlo...
¡¡Gracias por tus comentarios!!