La Navidad se está acercando...

29 noviembre 2013

Mamá y Berta:  La Navidad está a la vuelta de la esquina, se acerca y empieza a entrar en nuestras casas.  La red se llena de ideas, de sugerencias, de color y sabor navideño.  Desde hace unos días, estamos viendo ya preciosos calendarios de Adviento (nosotras por si acaso hemos comprado los típicos de supermercado, para ir abriendo ventanitas), propuestas de colores para tu decoración y formas de adaptar tu adornos de siempre. 

El primer paso para empezar nuestra Navidad, es comprar el número dedicado a estas fiestas editado por la revista El Mueble.  Tenemos los publicados desde hace años.  Antes salían dos números, porque el especial navideño era un monográfico separado.  Descubrir casas ideales con decoraciones mimadas al detalle, nos encanta y son fuente de inspiración, aunque haya que adaptarla a tu realidad y presupuesto. 

En esta ocasión, nos ha gustado mucho también el regalo que han hecho desde el blog de Project Party Studio.  Podéis descubrirlo aquí. Son unas etiquetas que se pueden imprimir y cortar y que sirven para decorar los regalos navideños o para colgar en el árbol.  El diseño es fantástico, como todo lo que hacen y, a partir de ahí, puedes dejar volar tu imaginación y darle tu toque personal.   (Por cierto están de sorteo).


También hemos tomado nota de la idea de Hola Mamá Blog.  Queremos animarnos a hacer adornos en pasta de Fimo Air.  Con ellas, puedes adornar paquetes, servilletas o hacer simples colgantes para el árbol.  Se manipula como una masa para preparar galletas y puedes cortarla, estamparla y grabarla con diferentes texturas. 

Y nos ha encantado la propuesta que nos hace Dulces Bocados.  Un postre delicioso y con una pinta estupenda, que tenemos que intentar.  Mousse de Dulce de leche.  Mmmmm, con ese ingrediente no nos podemos resistir, es una tentación para nosotras.    Nos rechifla en helado y ahora, tenemos que probarlo con esta textura.  ¡Apuntado!

Si todavía estáis buscando un calendario de Adviento, no os podéis perder la selección de x4 duros.  7 estupendas propuestas, para que puedas tener tu propio calendario y hacerlo tú mismo-a, de una forma sencilla, pero muy resultona.  De esta forma, puedes personalizar también los regalitos y sorprender con los pequeños detallitos. 

La Navidad ha llegado y viene para quedarse...

75 consejos para sobrevivir en el campamento

26 noviembre 2013

Mamá: Hace ya algún tiempo, os contamos que habíamos leído un libro juntas, llamado "75 consejos para sobrevivir en el colegio".  Podéis recordarlo un poquito mejor aquí.  Pues bien, cuando Berta se enteró de que había un segundo libro, quiso tenerlo y leerlo, porque le había gustado bastante el anterior.  Tuvo la suerte de que, coincidiendo con una visita del Ratoncito Pérez, lo encontró debajo de la almohada.  En esta ocasión, yo pensé (y creo que ella también) que era mejor que cada una lo descubriese de forma independiente, sin estar observando la una a la otra y sus reacciones.  No olvidemos que la madre no sale muy bien parada. 
 
Cuando publicamos la entrada sobre el libro anterior, se lo dijimos a la escritora María Friso, a través de Facebook.  Enseguida nos contestó y me indicó que entendía perfectamente lo que yo había comentado.  También añadió que este libro era más coral.  Y era cierto, aunque al principio aparece la madre, en su difícil papel, luego el libro se centra más en la vida del campamento, en las historias de Sara y los demás personajes. 
 
Todos tienen unos 12 años ¡qué edad tan difícil! Es una etapa llena de cambios, en la que tienen los problemas típicos de la edad y les inquietan tantas cosas.  Un grano es una enorme preocupación, que no te acepten es un gran trauma, llamar la atención por algo "malo" es horrible...  Qué rápido olvidamos esa experiencia y qué complicado es entenderla cuando ya la has pasado.  Pero tenemos que aprender a que nuestros niños van creciendo, se están preparando para ser adultos y no es tarea fácil.  Leer este libro a mí me ha servido, en el comienzo de esta fase que tenemos que vivir juntas.



Berta: Os voy a hablar del libro "75 consejos para sobrevivir en el campamento".  Como ya sabéis, no es el primero de la colección, porque leímos juntas el primero. Éste me lo trajo en verano el Ratoncito Pérez, cuando se me cayó un diente. Como el anterior me había gustado bastante, me hizo mucha ilusión poder leer éste también.  Lo leí sola y mamá me lo pidió luego, para leerlo también y que en una entrada pudiésemos hablar las dos en el blog. 

Ya os contamos que en estos libros la protagonista, Sara, te cuenta consejos eficaces para sobrevivir, en este caso en el campamento. En un mal intento de conseguir algo a cambio, sus padres deciden que vaya a un campamento de inglés, durante sus vacaciones, sin ni siquiera consultarle.  Allí se encuentra con casi todos los de su curso.  Eso por una parte es bueno, porque está su mejor amiga, pero también se encuentra con su mayor enemiga, Rebeca.

Este libro me ha entretenido un montón y lo recomiendo, como el primero de la colección.  Es súper divertido y te ríes bastante mientras lo lees.  La autora, María Frisa, ha vuelto a poner un montón de chibis por todo el libro, cosa que me encanta porque me gustan mucho.  Además al final del libro hay un montón de pegatinas fosforitas. Ahora me he enterado de que han sacado un nuevo libro de esta misma serie, llamado "75 consejos para celebrar un cumpleaños a lo grande", tengo muchas ganas de tenerlo y disfrutar leyéndolo.  A ver si se me cae otro diente...

 
No olvidéis visitar el blog sobre estos libros.

Los colores de Marrakech...

22 noviembre 2013

Mamá: En abril de 2012 tuvimos la suerte de poder hacer una escapadita a un destino diferente.  Una ciudad distinta, llena de colores, de olores, de matices... otra cultura y otra forma de vida, que nos llamó mucho la atención, especialmente a los peques que se sorprendieron con muchas de las cosas que vieron y compartimos esos días.  En otras entradas, os iremos contando más detalles sobre este viaje, pero hoy queremos detenernos en los colores de esta ciudad. 



Mamá y Berta:  Sin duda, la mejor opción para alojarse en Marrakech es un riad, un oasis de paz, en medio del bullicio de esta ciudad.  Ya os contaremos nuestra maravillosa experiencia.  Pero si algo llama la atención, son las estrechas callejuelas de su medina y su zoco, sus tiendas llenas de objetos de todo tipo y de mil colores.  Puedes encontrar cualquier cosa que imagines y tienes que recorrer despacio sus barrios por oficios, en los que intentarán llamar tu atención constantemente.


Berta: Conocer esta ciudad me gustó mucho, porque no se parece en nada a otros sitios que hemos visitado. En la calle había mucho jaleo, una de las cosas que menos me gustó fue el montón de motos que circulan por cualquier calle.  Nos teníamos que apartar nosotros, porque ellos seguían adelante sin casi fijarse.  Nos pitaban muchas veces y teníamos que ir con mucho cuidado, muy cerca de la pared, para evitar ese peligro.


Berta: Y era muy divertido cuando mamá, en las tiendas, les decía que no quería pagar ese dinero y les daba otro precio.  Se estaban un buen rato intentando convencerse, hasta que se cansaban.  Y en los puestos que había, vendían un montón de converse, de todos los colores, de imitación eso sí, porque llevaban el logo de otra forma.  Me hubiese comprado un montón de pares, pero no cabían en la maleta.


Mamá: También montamos en calesa y visitamos otros interesantes puntos turísticos.  Pero lo que más nos gustó, fue perdernos por sus calles hasta llegar a la Plaza Jemaa El Fna, todo un mundo, siempre con vida, de día y de noche.  Y aunque, al principio cuando llegas parece totalmente imposible, conseguimos finalmente orientarnos y no perdernos demasiado.


Mamá y Berta: Por estos motivos y por otros que os iremos contando, os recomendamos que conozcáis esta ciudad y que os dejéis sorprender.

Doodles un finde en casa...

19 noviembre 2013

Mamá: Como no somos muchos en casa, "solamente" cinco, este fin de semana hemos incorporado un nuevo miembro a la familia, un peluche que trajo Berta.  El muñequito en cuestión, tenía que acompañarnos a todos los sitios, para después poder contarlo en una especie de diario, ilustrado con fotos de cada uno de los momentos.  Nos encontramos con un pequeño problema, el tiempo, porque no paró de llover. 

Empezamos con la sesión fotográfica el viernes por la tarde, en la puerta del Club Deportivo en el que la peque da clases de tenis.  Entonces no llovía, pero a ella le daba vergüenza ponerse con el peluche y que la viesen.  Así que entre "corre mamá, date prisa", "me está viendo la gente" y "o la haces ya o me quito", pudimos conseguir la primera imagen para la crónica en inglés, que había que preparar.

El domingo no fue mucho mejor, porque tuvimos que bajar con Doodles (así se llama la simpática máscota) a la calle lloviendo, y colocarlo con el llamativo atuendo rosa que las peques le habían preparado, mientras discutían si era femenino o masculino, sí podía ir de ese color o no.  El caso es que los que pasaban por allí me miraban a mí, preguntándose "¿qué estará haciendo con el muñequito?".  En fin... 

Berta: Este año en inglés tenemos una "mascota".  Es un pato de peluche, que nos vamos turnando todos los compañeros de la clase, para llevarlo con nosotros a nuestra casa.  Además tenemos que hacer una especie de diario, de lo que hemos hecho con Doodles (que es el nombre de la mascota) durante esos días. Tenemos que poner algunas fotos de la mascota y una ó dos carillas de texto. En la foto podéis ver cómo es, es el del centro, el que lleva gafas rojas.


Estos días me ha tocado llevármelo a mí.  El jueves me lo entregaron y lo devolví ayer lunes. El viernes me lo llevé a clase de tenis y mamá me hizo una foto con él, en la puerta del club deportivo, luego la puse en el diario y expliqué que me había acompañado a jugar. Aunque el tiempo no acompañó, porque llovió todo el fin de semana y casi no pudimos salir, también puse otras fotos: en mi mesa con los deberes, disfrazado con ropa de lluvia, paraguas y echando una partida al Monopoly el sábado por la tarde. 


Me acuerdo que cuando éramos más pequeños, en infantil más o menos, también teníamos una mascota de peluche.  Entonces me hacía más ilusión que me tocase y hasta dormía con ella, no la dejaba ni un minuto. Este año me alegré al saber que me tocaba, pero al final tampoco hice mucho con él, sólo lo preparé para las fotos y escribí el diario en inglés, para entregarlo en clase el día siguiente, fue divertido.

Pulseras de hilo con nombres

15 noviembre 2013

Mamá: En esta entrada la peque me ha dicho que tengo que dejarla sola.  Quiere contaros cómo hacer unas pulseras... Ella busca sus fuentes y aprende rápido... 

Berta: Hoy os voy a explicar una manera fácil y rápida de hacer unas pulseras con vuestros nombres. Para hacerlas necesitaréis: seis tiras de 30cm cada una de hilo, un trozo largo de hilo, un plástico un poco duro de 1 cm de ancho y aproximadamente 10cm de largo, tijeras, una regla y una hoja con el diagrama de las letras y símbolos. El hilo puede ser de cualquier tipo siempre que sea gordo (lana, nylon, hilo de tejer...)


Aquí tenéis los pasos para hacer la pulsera:

1 Colocamos todos los hilos de 30 cm sobre la base de plástico, intentando que no se encime ninguno, sujétalos bien para que no se te vallan hacia los lados.

2 Cogemos el otro hilo y damos 5 vueltas, lo mas apretadas que se pueda alrededor de la base de plástico.

3 El siguiente paso depende de la letra que hagamos, pero os lo voy a intentar explicar en general. Las línea verticales representadas en el diagrama son el numero de vueltas que tendrás que hacer con el hilo móvil (hilo largo), si en la 1º línea vertical de la letra que quieras hacer tienes todos los cuadradito pintados de violeta, tendrás que hechas todos los hilos para atrás, pero si la línea vertical tiene algún cuadradito sin colorear significa que tendrás que echar el numero de hilo correspondiente a el numero de cuadro sin colorear hacia adelante.


Diagrama sacado de la página: Taringa

También podéis ver una explicación en un video, sólo tenéis que pinchar aquí.




¿Os animáis a hacer una?

Mamá:  A mí me ha encantado, una pulsera hecha a mano y por la peque, no puede haber una joya o complemento mejor.

Receta de pasta casera

12 noviembre 2013

Mamá y Berta:  Hoy hemos invitado de nuevo a una persona muy especial, a la otra peque de la casa, Sara. Ya os contamos que en su cumple, la celebración consistía en preparar la cena, para después comérsela entre todas las amigas.  Os enseñamos la invitación que hicimos y también la tarta que prepararon, fácil y buenísima.  En esta ocasión, os enseñamos cómo elaboraron pasta casera, una tarea en la que tuvieron que emplearse a fondo todas las invitadas.
 
Sara:  Este rato fue muy divertido y participamos todas, porque cada una preparó su bola de masa para luego poder hacer la pasta.  Nos manchamos bastante, pero el resultado fue genial.  Los ingredientes eran sencillos: huevos y harina.
 
Así comenzamos, preparando todo lo necesario:

 
Todo a mano, para luego no tener que ir a buscar nada.  Empezamos con los huevos, tuvimos que batirlos, con bastante energía:
 
 
Después tamizamos la harina sobre los huevos batidos, la encargada de la masa no podía parar de moverla.  Trabajamos por turnos, así que nadie se quedó sin colaborar en esta parte:
 
 
Cuando acabamos esto, nos llenamos las manos de harina, para comenzar a trabajar la masa, hasta que quedase lista:
 
 
Con la masa, hicimos una bola cada una.  Teníamos que trabajar y trabajar con ella, hasta que no se quedase pegada en las manos, en ese momento, ya estaba preparada.
 
 
Entonces empezamos con la máquina.  Tenía dos posiciones, una para ir haciéndola cada vez más fina y más larga.  Había que darle vueltas a una manivela y otra de nosotras, iba pasando la masa, otra estaba preparada para recogerla cuando fuese saliendo. Lo veréis muy claro en la foto.
 
 
Cambiando la posición, se podían hacer ya los espaguetis.  Quedaban perfectos y era muy chulo ir cogiéndolos cuando iban saliendo, pero con cuidado, para que no se cayese ninguno.
 
 
Después los teníamos que tender, para que se secasen un poco.
 
 
En ese punto y después de un ratito, ya estaban listos para ponerlos en la cazuela con agua hirviendo.
 
Fue muy divertido y sabían mucho mejor que los que venden en paquete.  El sabor era distinto.  Luego preparamos una salsa, que os enseñaremos otro día, para que podáis tomar nota de la receta entera.
 
¿Os animáis a preparar la pasta en vuestra casa?

Cambio en el blog

11 noviembre 2013

Mamá y Berta: ¡Hola a todos!  El cambio es sencillo.  A partir de esta semana vamos a publicar en el blog, los martes y los viernes.  Es decir, dos veces a la semana. 

Vosotros que sois comprensivos, nos entenderéis.  El cole, los exámenes, los deberes, los trabajos, las actividades extraescolares... nos dejan poco tiempo.  Así que, hemos preferido rebajar el número de entradas, para que, las que hagamos las publiquemos como a nosotras nos gusta.  

Esperamos que sepáis comprendernos... A partir de ahora, nuestra cita: MARTES y VIERNES

¡Hasta mañana!

Al final... tenemos camisa vaquera

08 noviembre 2013

Mamá y Berta: Las camisas vaqueras son tendencia de este año.  Puedes encontrarlas en todas las tiendas de las principales marcas.  Si quieres estar a la moda, tienes que hacerte con una, porque son un básico del otoño y del invierno.  Ya lo fueron en primavera y continúan también en esta estación.

Se lleven de todo tipo, claras y oscuras, y un poco entalladas.  Además son muy fáciles de combinar, porque van con pantalones, con shorts e incluso con faldas.  Esta temporada podemos encontrarlas con motivos étnicos, otras con pedrería, con desteñidos o degradados de color,…

Aunque nosotras nos quedamos con las sencillas, sin adornos y claritas de color.  

Berta: En cuanto ví la camisa vaquera en Zara, me la quise comprar, porque me pareció muy chula y que pensé que pegaba mucho con mi estilo.  Además se puede combinar con pantalones de bastantes colores.  Pero mamá ya me dijo "con todos menos con los vaqueros".  Ya la he estrenado y la verdad es que quedaba muy chula. 

Yo prefiero llevarla por fuera, abrochada pero sin meter.  La mía se puede llevar con las mangas remangadas y, de momento, me la he puesto así, porque me gusta más.  

Camisa de Berta.  De Zara
Mamá: Creo que esta es mi tercera camisa vaquera.  La primera (hace un montón de años), era al lavado láser, muy a finales de los años 80, casi en los 90.   ¡Madre mía! Pensando en esa camisa, me han venido a la cabeza muchos recuerdos, de primeras salidas con amigas... Ufff.  La segunda fue una levis, en color beige.  También recuerdo cuando la estrené, era el día de mi cumpleaños y hacía muchísimo calor, pero me empeñé... La combinaba con un pantalón verde.

Pensé que ya nunca más tendría una camisa vaquera, porque creía que no volvería a estar de moda, pero al final va a ser cierto que "todo vuelve".  Un día con Berta, me probé una y ella me animó a comprarla, yo no estaba muy convencida.  Me insistió, pero yo no lo tenía claro.  Otro día volvimos a la tienda y me pidió que me la probase de nuevo.  El resultado ya lo sabéis, ganó ella y ya está en mi armario, incluso estrenada.  Me decidí, sobre todo, porque el tejido era fino, muy suave, en tono clarito uniforme  y entallada.

Camisa de mamá.  Massimo Dutti
Vosotras y vosotros ¿ya tenéis vuestra camisa vaquera?

¡¡Ya tenemos ganadora!!

06 noviembre 2013

Mamá y Berta:  En primer lugar, gracias a todas por participar en nuestro primer sorteo.  Esperamos que no sea el último, pero de momento ¡¡tenemos nuestra primera ganadora!!
 
Para elegir a la afortunada que podrá preparar deliciosos granizados en su casa, a partir de ahora, hemos utilizado la herramienta Sortea2.  Así que el azar ha designado a la persona que recibirá este premio.
 
Y la ganadora ha sido:
 
¡¡Enhorabuena Mari Paz!! La suerte ha querido premiar tu fidelidad a nuestro blog, tus comentarios y tus ánimos desde el principio.
 
Nos pondremos en contacto contigo para poder envíarte el CreaGranizados.
 
Gracias de nuevo a todas y no dejéis de visitarnos, quizás muy pronto os sorprendamos.
 

¡Nuestra particular fiesta de Halloween!

04 noviembre 2013

Mamá: Al final fue imposible resistirse y preparamos una fiesta de Halloween.  Pero una fiesta muy especial, porque teníamos que preparar la decoración y la cena entre todos.  Nos pusimos manos a la obra, y cada uno se encargó de alguna de las partes.  Unos preparaban los distintos adornos, dibujando, recortando, pegando y colocando.  Mientras otros se dedicaban a preparar el menú adecuado. 

Durante toda la tarde del viernes nos dedicamos a organizar cada uno de los detalles, para que todo quedase bien y cada uno de los elementos resultase adecuado para la noche más terrorífica del año... Así que hasta que todo estuvo listo para comenzar la celebración.  Nos convertimos en unos expertos dibujando calabazas, gorros de bruja, colmillos y demás.


Nos inspiraron las fiestas que hemos visto en pelis y series americanas... pero no olvidamos nuestras tradiciones, porque de postre también tomamos buñuelos y huesos de santo.  Está bien importar sus ideas, pero manteniendo también las nuestras.  El momento más divertido fue cuando todos nos disfrazamos y alguno pasó miedo de verdad...

Deliciosos dedos (hechos con la receta de las lenguas de gato)
 
Berta: El viernes por la noche celebramos en casa una súper fiesta de Halloween (el jueves no nos daba tiempo).  Pensamos que, por una vez, sería muy divertido celebrar Halloween, aunque no fuese pidiendo chuches por las casas.  Hicimos algo muchísimo mejor, nos tuvimos que preparar los disfraces de terror y todos los adornos, para que la fiesta saliese bien.

 
Los adornos no los compramos, los preparamos entre todos y con nuestras propias manos.  La tarde del jueves y del viernes preparamos todo. Como ya sabéis preparamos una calabaza, pero también hicimos unos murciélagos y unas calabazas con globos, además yo dibujé algunas calabazas para colocar por los muebles de la casa. También hicimos nuestro propio mantel, lo preparamos mamá y yo dibujando más calabazas, pero pequeñitas, y gorros de bruja, pegándolos en un papel de color naranja.


Calabazas caseras hechas de mazapán
No sólo los adornos eran especiales, también preparamos una comida con formas terroríficas, como galletas con forma de dedos, mazapanes con forma de calabazas y ojos.  También algunas chuches especiales de Halloween. Después, cuando acabamos de prepararlo todo nos disfrazamos y entramos a la fiesta, con música, la cena y los adornos de Halloween.  Nos lo pasamos ¡¡de miedo!!, fue una fiesta terroríficamente divertida. Ojalá celebremos una fiesta cada año dedicada a Halloween.