Un paseo por las cosas pequeñas...

14 octubre 2013

Mamá y Berta: Este fin de semana hemos tenido la oportunidad de dar varios y largos paseos por la montaña, desconectando de todo y disfrutando de la naturaleza.  En esta ocasión, hemos decidido deternermos en las cosas pequeñas que íbamos encontrando por el camino, fijándonos en detalles que normalmente no llaman nuestra atención. 


Además, la época del año en la que estamos nos ha permitido encontrar un montón de setas.  Unas comestibles, otras no, pero cada una que encuentras es todo un hallazgo, como si de repente un pequeño tesoro saliese a tu paso.  Si los "expertos" te dan el visto bueno, la seta pasa a la cesta, que poco a poco se va llenando.  


Mamá: Y no sólo vimos setas, también nos sorprendió una mariposa en una flor, que esperó pacientemente a que hiciésemos las fotos correspondientes.  Todo un espectáculo verla allí, ajena a nuestra presencia.  Casi, casi pudimos tocarla mientras tomaba su alimento.  
Berta: También comimos moras, estaban buenísimas, aunque hay que tener cuidado de no mancharse, porque la ropa se queda...  Además hay que cogerlas despacio, para no pincharte y para no chafarlas.  Algunas las guardamos para tomarlas de postre.  


Mamá y Berta
Y aunque no nos gusta dar consejos, hoy queremos recomendaros que os perdáis en la montaña, que caminéis descubriendo todo lo que la naturaleza y el paisaje nos ofrece.  Pero también que os detengáis en los pequeños detalles que os rodean cada día, en vuestra casa, en el trabajo o en el cole, en la calle, o en una sala de espera, porque hay cosas preciosas en la que no nos fijamos y porque precisamente son esas las que más momentos de felicidad pueden proporcionarnos. 

3 comentarios

  1. Me encanta la seta roja! Es de cuento!

    ResponderEliminar
  2. Estaban la setas tan bonitas y son tan fotogénicas, sobre todo las venenosas, como la roja...

    ResponderEliminar

Nos encanta que comentes, por favor, no olvides hacerlo...
¡¡Gracias por tus comentarios!!